Bronca entre el PPC y Ciutadans por un diputado

23

El PPC y Ciutadans han iniciado la nueva legislatura en el Parlament a la greña… por un diputado. Y es que los conservadores reclaman a la fuerza naranja que les ceda un escaño para poder formar un grupo propio (el mínimo de parlamentarios para tener grupo es de cinco, y el PPC se ha quedado con cuatro tras las elecciones del 21-D), una petición a la que el partido de Inés Arrimadas se niega en redondo e insiste en que únicamente apoyará que los populares tengan un subgrupo dentro del Mixto.

“Señor Albert Rivera, que no, que no es eso. Que no necesitamos que usted nos apoye para tener subgrupo parlamentario, eso ya lo tenemos “por ley”. Necesitamos tener GRUPO PARLAMENTARIO (sic)”, tuiteó ayer miércoles el líder del PPC, Xavier García Albiol.

El malestar de los populares ha llegado hasta Madrid, donde incluso la vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, ha tomado cartas en el asunto y, en declaraciones a la COPE, ha asegurado este jueves no entender la posición de Ciudadanos. “Esto no es una carrera por quién es el primero en el constitucionalismo, sino para que el constitucionalismo en Catalunya sea el primero”, ha afirmado, antes de remachar: “Cuantos más soldados seamos en la defensa de la Constitución, más posibilidades tendremos de ganar”.

Los populares argumentan que con la negativa de Cs de cederles un diputado se facilita que Junts per Catalunya y ERC tengan mayoría absoluta en las comisiones parlamentarias, cuando no la tienen en el pleno. En cambio, si el PPC tuviera grupo propio, las dos formaciones independentistas necesitarían, al menos, el apoyo de la CUP.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, también está cargado duramente estos días contra el partido que preside Albert Rivera. Sin ir más lejos, ayer censuró la “mezquindad” de Rivera y recordó la “generosidad” de los conservadores al permitir que Ciudadanos presida tres comisiones en el Congreso.

Cuestión de dinero

Pero el partido naranja no está cediendo a la presión. En una entrevista en TV-3, Arrimadas ha realizado una pirueta dialéctica y ha considerado que entregarles un diputado al PPC costaría a las arcas públicas 800.000 euros, que es la subvención que recibirían los populares en compensación por el buzoneo de la campaña. Cada partido tiene derecho a recibir 0,17 euros por votante de una circunscripción electoral siempre que haya obtenido escaño en dicha circunscripción y haya logrado formar grupo parlamentario.

Y los desplantes de Hernando, Arrimadas los ha despachado con un “pobrecitos, han sacado el peor resultado de su  historia, no quiero meter el dedo en la llaga”.