CIS: La preocupación por la independencia se desploma

31

La preocupación por la independencia de Catalunya se ha desplomado, según el barómetro de diciembre publicado este martes por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El trabajo de campo se llevó a cabo durante los primeros diez días del mes, en plena campaña electoral del 21-D aunque antes de la cita con las urnas. Según la encuesta, en un mes cayó del 24,6% al 16,7% el número de españoles que sitúan el conflicto territorial y la posible secesión entre sus tres principales desvelos.

En la anterior encuesta, publicada en noviembre, la inquietud de la sociedad por el desafío independentista ya bajó ligeramente (del 29% al 24,6%) tras la aplicación del artículo 155 y la convocatoria de elecciones para el 21 de diciembre. La caída supuso entonces pasar del segundo problema al cuarto, por detrás del paro, la corrupción y los partidos políticos.

Y el mes pasado se aceleró la tendencia, de forma que la independencia de Catalunya cayó al quinto lugar, superada por los problemas anteriormente citados y aquellos de índole económica.

Aún así, nunca antes del verano el ‘procés’ se había colocado entre las diez preocupaciones más importantes. En septiembre, coincidiendo con la convocatoria del 1-O, la posible secesión de Catalunya pasó a ser uno de los principales problemas para 7,8% de los españoles, el triple que en el mes anterior. Y la inquietud se disparó en octubre, cuando un 29% de los encuestados lo situaron entre sus desvelos prioritarios. 

Los otros problemas

Por lo demás, el barómetro, que no incluye intención de voto, apenas indica cambios en las percepciones de los ciudadanos. El paro sigue encabezando el ranking de problemas, para el 66,8% de los españoles. En segundo lugar, se sitúa la corrupción (31,7%), seguido de los partidos políticos y al política, que sube ligeramente, del 27% al 28,5%, lo que supone marcar su récord histórico. En cuarto lugar, se colocan los problemas de índole económica, que caen del 23,4% al 22,9%. 

Además, la encuesta refleja que los partidarios de que las Comunidades Autónomas tengan más autonomía ha subido dos puntos y medio (del 13,5 al 16%), mientras que ha descendido medio punto quienes quieren que el modelo no experimiente cambios (del 37,8% al 38,3%).