Las presiones de Coca-Cola obligan a Sol Daurella a abandonar la alianza nacionalista

La empresaria Sol Daurella, presidenta de Coca-Cola European Partners, no ha podido con las presiones desde la central norteamericana. Finalmente, la rica heredera, ha abandonado el organismo donde la Generalitat promueve la imagen de Cataluña en el exterior -conocido como Diplocat- dos meses después de acceder a colaborar con ellos, según ha avanzado ‘El Nacional’ y han confirmado fuentes del Govern a este diario. La máxima responsable de la embotelladora de Coca-Cola en 13 países del sur de Europa formaba parte del consejo consultivo del órgano de la Generalitat desde el pasado noviembre.

Su nombre, ha desaparecido de la página web del Diplocat donde todavía figura una lista en la que aparecen otras 38 personalidades catalanas. Entre ellas están el ex jugador del FC Barcelona Xavi Hernández, la chef Carme Ruscalleda, el tenor Josep Carreras o el ex tenista Àlex Corretja. Todos se comprometieron a colaborar con acciones de promoción de Cataluña, de forma desinteresada y durante un periodo de cuatro años.

Según informa Javier Homs, el 25 de noviembre pasado, cuando el Diplocat anunció la lista de empresarios, políticos, artistas y deportistas que accedían a promocionar la imagen de Cataluña en el extranjero, los responsables de Exteriores del Govern se esforzaron en no vincular al consejo consultivo con el proceso soberanista para evitar comprometer a las personalidades.

El conseller de Exteriores catalán, Raül Romeva, se limitó a señalar que el nuevo consejo «permitirá ganar capacidad de incidencia y presentar los activos del país en la escena internacional». El director del Diplocat, Albert Royo, lo desvinculó del procés y afirmó que «el objetivo es tener un grupo de personas con prestigio internacional que ayuden a identificar oportunidades para Cataluña en economía cultura o política, y a presentar a Cataluña como un actor internacional serio y responsable».

Marcos de Quinto: “No me consta que Sol sea independentista”

El nombramiento de Sol Daurella como miembro del consejo consultivo del Diplocat fue visto como un acercamiento de la empresaria al soberanismo. Diputados del PP en el Parlament de Catalunya arremetieron contra ella en las redes sociales y en Twitter se propagó un amago de campaña de boicot a Coca-Cola. Las críticas contra la empresaria hicieron incluso que el responsable mundial de márketing de la bebida, Marcos de Quinto, desmintiera los vínculos independentistas de su socia. «No me consta que Sol sea independentista, solo trata de impulsar la inversión extranjera en Cataluña y eso es bueno para España», sostuvo.

Sol Daurella es considerada como una de las empresarias más importantes de Europa tras acceder en 2016 a la presidencia de Coca-Cola European Partners, la mayor embotelladora del continente.También es la presidenta de la empresa familiar Cobega, consejera del Banco Santander y copresidenta de Cacaolat.

El abandono del proyecto por parte de Daurella llega después de la polémica conferencia que el martes pasado protagonizaron en el Parlamento Europeo el president de la Generalitat, Carles Puigdemont; y el vicepresidente, Oriol Junqueras, quienes defendieron la celebración de un referéndum por la independencia.

Problemas con los trabajadores

Desde que Sol Daurella se hizo cargo de Coca-Cola Iberian Partners los problemas sólo han hecho que crecer.

Sol Daurella

En primer lugar el boicot lanzado por los trabajadores de Coca-Cola contra los productos de la compañía tras la presentación del ERE se ha llevado por delante casi la mitad de sus ventas. Coca-Cola Iberian Partnes, el nuevo embotellador único del grupo, admitió este desplome ante la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, que lo reflejo así en la sentencia dictada por la que se declaraba la nulidad del Expediente de Regulación de Empleo.

El boicot a Coca-Cola continuó en 2016 por no pocos consumidores que se quejaron de una caída de la calidad del embotellado, especialmente en las latas y porque el líquido que contenía se desgasificaba con facilidad. Coca-Cola intentó contrarrestar la caída de las ventas con ofertas y bajadas de precio.

Sin embargo, la puntilla final la trama el propio Govern de Generalitat a la que Sol Daurella apoyaba. Puigdemont prepara aumentar los impuestos mediante la creación de una tasa a las bebidas azucaradas envasadas y los refrescos.

La tasa, con la que la Generalitat de Cataluña pretende recaudar 41,3 millones de euros anuales, es percibida como “injusta y discriminatoria” por parte de la Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra), que entiende que afectaría a una categoría de producto por tener un ingrediente pero no al ingrediente –el azúcar– en sí. La patronal ha recordado al gobierno catalán que este tipo de impuestos sobre bebidas y alimentos son regresivos y afectan en mayor medida a las clases más bajas.

Artur Mas, expresidente de la Generalitat junto a Sol Daurella

Sol Daurella se casó con el exchófer de Jordi Pujol

La presidenta de Coca-Cola European Partners (la principal distribuidora de la bebida en el continente) está casada en segundas nupcias con el poderoso Carles Vilarrubí (65), directivo del Barça, de la Banca Rotschild en España, de la compañía de seguros Willis S&C, un empresario que lo ha sido de todo en esta vida.

Empezó como chófer de Jordi Pujol y de allí, al cielo: consejero de Antena 3, de Telefónica, de Catalunya Ràdio, de Motor Press Ibérica… Tantos cargos provocaron que saliera incluso en los Papeles de Panamá, lo que ha hecho que Daurella haya reducido más si cabe sus apariciones públicas.

Daurella y Vilarrubí, en un viaje a la India hace unos años Facebook

La pareja Vilarrubí Daurella conforma una de las más poderosas de España, aunque ellos tratan de llevar una vida tranquila. Con lujos, sin duda, pero ajena a fiestas y saraos de alto copete. Tienen una maravillosa casa en La Cerdanya, donde comparten vecindario con nombres como Palatchi (Pronovias), Raventós (Codorníu) y los mismos Pujol al completo.

Se conocieron jugando a golf, una de sus grandes pasiones, y juntos pasan los días tranquilos en su casa de la urbanización Les Espiraltes, cerca de Bolvir (pueblo en el que Shakira y Piqué se están construyendo una casa), una apacible zona de chalés de tejas grises, amplias estancias, acabados de alto nivel y rodeados de verde. El precio de las casas va del millón a los dos millones de euros.

Sol Daurella está centrada en su familia y en su trabajo, obsesionada por la discreción (sus hijos han borrado sus perfiles de Facebook tras aparecer en los medios). La empresaria declaró hace un tiempo en una entrevista: “Lo único que busco es preservar mi patrimonio, porque es un legado que transmitiré a mis hijos. Nunca lo he puesto en riesgo”.

Loading...