La complicidad de Justicia y gobiernos frente a la corrupción provoca incremento del paro, pobreza y pérdida del Estado del Bienestar

La UDEF calcula que la familia Pujol ha evadido sólo en Andorra y Belice alrededor de 3.300 millones de euros

Los continuos casos de corrupción no dejan de sorprender a los españoles. Pero la sorpresa aumenta cuando los ciudadanos comprueban que las penas por robar y evadir riqueza es nula, como el caso del expresidente Jordi Pujol o, simbólica, como el caso Urdangarín. Y lo que es peor, el dinero robado -generalmente evadido a paraísos fiscales- jamás es devuelto a las arcas públicas. Este grave problema, incomprensible desde todo punto de vista, provoca no sólo la pérdida del antiguo Estado del Bienestar (sanidad, enseñanza, pensiones…) sino que es el origen de los desahucios, la pobreza extrema y el paro.

Los protagonistas de la corrupción en España no devuelven el dinero y evitan la cárcel con la complicidad de los gobiernos y la justicia.

Los responsables de esta situación hay que buscarlos en una justicia politizada y dependiente y en los sucesivos gobiernos (tanto del PP, como del PSOE) que se hacen cómplices del expolio de las arcas públicas y que se muestran incapaces -por desidia y/o por colaboracionismo- de acabar con el verdadero cáncer de la economía española.

Según estudios de varias universidades contrastados con datos que maneja la Cámara Nacional de Mercados y Competencia, la corrupción tiene un coste total de casi 90.000 millones de euros cada año.

Si se atajara la corrupción no habría recortes en Sanidad

“El recorte en dependencia solo ha sido de 1.234 millones, el recorte en sanidad es incalculable. Estas cifras dan de sobra para poder recuperar el estado del bienestar”, explica Juan Carlos Galindo, experto en prevención de blanqueo de capitales.

Más de la mitad de lo defraudado, 47.600 millones de euros, se corresponden con sobrecostes en la administración del Estado, es decir, por las deficiencias en el control de las contrataciones públicas. Los otros  40.000 millones son los derivados de forma directa e indirecta de las múltiples formas que tiene la corrupción.

Galindo cifra el “Caso Malaya, en 2.000 millones de euros, el caso de los ERE, en 1.200 millones de euros y la familia Pujol, cerca de 3.000 millones de euros”.

La corrupción cuesta 500 euros al año a cada español

Esta corrupción cuesta más de 500 euros  al año a cada español, una cifra que no para de crecer porque los casos siguen aumentando. Cada mes se destapan una media de diez casos nuevos de corrupción, como por ejemplo este enero, en el que se han destapado la operación Taula en Valencia, la presunta financiación ilegal del PP madrileño o Acuamed.

Los detenidos por estos delitos también crecen, solo en la última legislatura se han detenido a 7.140 personas por este motivo. “Si en 2010 se produjeron 389 detenciones por corrupción en España, el pasado año hubierno 2.442”, afirma el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz.

El fraude a la Seguridad Social es el más frecuente con más de un 16% del total y le siguen el cohecho, la prevaricación y el fraude a la Hacienda Pública con más de un 8%.

En 2010 los delitos de corrupción fueron 366 y desde 2013 se ha superado el medio millar. Solo el año pasado fueron 1.108 los hechos delictivos conocidos y se detuvieron siete personas al día relacionadas con casos de corrupción.

Loading...