Inicio Destacadas Corinna califica su amistad con el Rey de “romántica relación”

Corinna califica su amistad con el Rey de “romántica relación”

Corinna Sayn-Wittgenstein en el escrito notarial califica su amistad con Don Juan Carlos como “nuestra romántica relación”, aunque ese vínculo amoroso desapareció, según ella, mucho antes del viaje a Botswana, en abril de 2012. Hasta el accidente de la cacería africana ambos conservaron una buena amistad, pero todo comenzó a cambiar tras el escándalo que zarandeó la imagen pública de a Su Majestad.

Sin embargo, la ex compañera sentimental de Don Juan Carlos manifiesta en su escrito que no está dispuesta a adentrarse en aspectos íntimos de la relación, sino únicamente en asuntos relacionados con la actividad pública y los negocios del monarca.

Las relaciones afectivas se tornaron en suspicacias tras aquellas premonitorias palabras pronunciadas por Don Juan Carlos el 18 de abril de 2012: “Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir”. A partir de ahí, el equipo más próximo al entonces Rey colocó a la princesa en el disparadero y la responsabilizaron de los males del monarca.

A pesar de que Corinna desde 2012 ha roto su relación con el Rey Emérito, éste sigue viéndose con el hijo de la princesa alemana, a quien trata como si fuera un familiar más. De vez en cuando lo visita en Londres y lo invita a comer. También le obsequia con regalos, entre ellos, algún reloj de alta gama.

La operación Mónaco para recuperar los documentos de Do Juan Carlos y el viaje del director del CNI a Londres el 5 de mayo de 2012 para exigirle a Corinna que devolviera los documentos de SM fueron determinantes para esa ruptura de relaciones.

Siete años después, la princesa alemana reconoce en una declaración jurada de 8 folios y un anexo de 15 documentos que guarda documentos sobre los negocios internacionales del Rey Emérito.

Una amenaza para la Familia Real

Corinna desvela que tras el viaje a Botswana, y a partir de las conversaciones con el Rey Emérito y los miembros de su entorno, percibió que no sólo pasaba a ser una persona non grata en la Zarzuela sino que aparecía como “una amenaza para la Familia Real”.

La marcha atrás de las relaciones con el Emérito tuvo su arranque el 27 de abril cuando Corinna recibió un correo electrónico de un tal Paul Bon en el que le decía: “S.R.M –Su Real Majestad- me ha indicado que le informe sobre las medidas tomadas en los últimos días. Lamentablemente, no se pueden divulgar la mayorías de éstas. Si cree que se pueden tomar más medidas, puede informarme sobre los pasos que quiera dar”.

La princesa alemana afirma en su declaración jurada que, aunque en el correo electrónico el remitente se presentaba como Paul Bon, “no tenía duda de que en realidad procedía del General Roldán”.

Al mismo tiempo, Corinna reconoce que el director del CNI se comunicaba con ella por teléfono “sin intentar enmascarar su identidad” y haciendo referencia a “los correos electrónicos que envió desde esa cuenta”, la registrada a nombre de Paul Bon.

Corinna no tenía ninguna duda: “De hecho, más tarde recibí un mensaje de texto de un número que utilizaba el General Roldán, que simplemente indicaba la dirección de correo ‘[email protected]’, y en el marco de nuestras conversaciones consideré que era una nueva confirmación del hecho de que el General Roldán y Paul Bon eran la misma persona”.
La ex novia del Rey Emérito aporta en un anexo un documento en el que figuran esos datos desde un móvil del general Sanz Roldán.