Correa critica a Moreno, “de ser cierto todo lo que dice, el incompetente y corrupto sería el propio presidente”

Publicado 17/08/2017 11:03:40CET

   QUITO, 17 Ago. (Notimérica) –

   El expresidente ecuatoriano Rafael Correa se ha mostrado molesto con su sucesos y actual mandatario del país, Lenín Moreno, por las declaraciones que este hizo y que apuntaban a que el Gobierno de Correa era el culpable de la actual crisis del sector hidrocarburífero, en especial de la situación de la Refinería de Esmeraldas, la más grande del país.

   Moreno, quien se postuló durante la campaña electoral para las presidenciales ecuatorianas como el sucesor de Rafael Correa, a pesar de que actualmente y ya en el cargo de presidente se hayan visto claras diferencias entre ambos, declaraba que la situación de la Refinería de Esmeraldas corresponde con una “enorme irresponsabilidad” durante su rehabilitación, indica ‘Sputnik’.

   “El proceder de unos cuantos ha afectado la reputación de este sector clave para la economía” de Ecuador, lamentaba el presidente. Ante ello, Corra ha declarado a través de Twitter que “ya no hay solo una mafia y ‘crisis’ económica. Ahora resulta que todas las obras están mal hechas”.

   En la misiva, Correa añade “¿han conocido Gobierno tan estúpido y corrupto en la historia de la humanidad?”, asegurando que las formas de Moreno son “la forma más baja y mediocre de hacer política: ‘sobresalir’ ‘hundiendo a los demás”.

   Además, el expresidente, que se ha mostrado seriamente molesto, ha indicado que “de ser cierto todo lo que dice, el incompetente y corrupto sería el propio presidente: SEIS años como vicepresidente y cuatro en Ginebra como delegado, y nunca se dio cuenta de tanto ‘desastre'”.

   “Seguirán con esta avalancha de calumnias para camuflar su propia incapacidad y la entrega del país a los de siempre. Cuando se les acabe el ‘discurso’, pese a la complicidad de la prensa, el pueblo ecuatoriano pedirá cuentas, y quedará evidenciada tanta deshonestidad y demagogia”, ha finalizado en su carta.

   Las posturas entre ambos se encuentran en una situación de tensión constante desde que Lenín Moreno consiguiera hacerse con el poder. Además de criticar la administración de Correa, hace unas semanas el presidente retiró las funciones asignadas al vicepresidente y fórmula electora, Jorge Glas, quien estaba señalado como el que aseguraría la continuidad del correísmo en el país.

Loading...