Danone emite anuncios de Activia en la República Checa con varias esteladas de fondo

7

Una joven escribe en su portátil sentada en una escalinata en Barcelona. Al fondo, colgando de varios balcones y perfectamente colocadas ondean cinco esteladas. Así arranca el último anuncio de los yogures Activia, comercializados por la multinacional Danone, que se puede ver en televisión en la República Checa.

Danone, empresa de capital francés, ha elegido Barcelona como localización de su último anuncio para la gama de productos Activia. Lo que aparentemente puede ser una imagen inocua, adquiere relevancia cuando se cuela en el anuncio un grupo de banderas con un claro mensaje político, perfectamente colocadas y visibles alrededor de la cabeza de la joven.

El fotograma, que dura poco más de un segundo, es el arranque del anuncio que en estos momentos todos los ciudadanos de la República Checa pueden ver en sus televisiones y que anima a consumir los yogures, con grandes beneficios para el sistema digestivo, y participar en un sorteo.

La sede de la multinacional agroalimentaria francesa en España está ubicada en Barcelona. De hecho, la empresa nació en Barcelona en el año 1919. Cuenta con plantas de producción en Madrid, Barcelona, Asturias y Valencia. También tiene plantas embotelladoras en Gerona, Guadalajara y Granada.

Sus directivos, pese al arraigo de la compañía en Cataluña, nunca se han posicionado a favor o en contra de las tesis independentistas catalanes, incluso cuando se produjo el referéndum ilegal del 1-O en el año 2017. OKDIARIO realizó una gran encuesta entre las principales empresas localizadas en Cataluña –por empleados y por facturación– y los responsables de Danone declinaron responder sobre si les parecía bien o mal el referéndum ilegal convocado por Carles Puigdemont.

“No hacemos declaraciones, declinamos participar en el artículo”, fue la escueta contestación que los responsables de comunicación de la marca de lácteos dio a este periódico. Pese al tenso clima social que se vive desde aquella fecha en Cataluña, en la que la sociedad se ha fragmentado de manera abrupta, los responsables de la publicidad de Activia no prestaron atención suficiente a la localización en la que realizaron el anuncio. ¿O sí? La cuestión es que, lejos de preguntarse qué significaban aquellas banderas colgadas de los balcones, prefirieron grabar a la joven rodeada de esteladas.

Miedo a un boicot

En el punto álgido del independentismo en Cataluña, mientras se convocaba el referéndum ilegal, empresas como Danone formaban gabinetes de crisis para afrontar un posible boicot en toda España a los productos catalanes. Los directivos de la compañía se afanaron en presentar a Danone como una multinacional sí, con sede en Barcelona, pero con plantas en diferentes puntos de la geografía española que generaban miles de puesto de trabajo.

Danone pudo capear las amenazas de boicot a sus productos en España, sabedor de la incidencia negativa que podría tener en su cuenta de resultandos un veto masivo a sus yogures y aguas. No sucedió los mismo en Marruecos, donde este mismo año, Danone ha visto el impacto negativo del movimiento ciudadano que se plantó ante el alza de los precios de la leche y, por ende, de los productos lácteos. Las ventas en la región se resintieron y la multinacional sufrió un fuerte impacto en sus cuentas globales.