Los evidentes signos de debilidad del Gobierno provocan la euforia de las entidades nacionalistas catalanas: “El Estado tiene miedo”

223
Entidades proindependentistas de toda índole se muestran fuertes ante un Gobierno que admite su ignorancia

El Partido Popular reconoció ayer a través de su portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, que “Por razones de práctica temporal y jurídica, en estos momentos, el artículo 155 no resolvería el problema“. Dichas afirmaciones que denotan cierta debilidad han dado un nuevo impulso a la ofensiva nacionalista que se siente ganadora en este juego del ratón y el gato.

Así las cosas, dirigentes nacionalistas han afirmado reiteradamente que disponen de las urnas bien guardadas bajo el amparo del derecho internacional así como de un censo electoral mientras que el Partido Popular afirma ignorar tales extremos aunque se escuda en que lo importante no son estos “elementos materiales”. Rafael Hernando insiste en que: “Sólo son medios para seguir profundizando en una dirección, la confrontación y la mutilación del derecho de los ciudadanos que viven en Cataluña a ser españoles y europeos”.

Hernando reconoció que el Gobierno no tiene tiempo de aplicar el artículo 155 de la Constitución

Los claros signos de debilidad e ignorancia del Gobierno central ha incentivado las declaraciones soberbias de las entidades soberanistas ante el anunciado referéndum del 1 de octubre.

El mismo día en que se retoma la actividad en el Parlament, sus dos presidentes, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, han concedido sendas entrevistas radiofónicas, en las que han explicado sus planes de movilización de cara al Onze de Setembre, al tiempo que han considerado que es el Estado el que debe explicar cómo piensa “parar este tsunami democrático”, en palabras de Cuixart.

La subvenionada Òmnium Cultural pone de manifiesto la debilidad y el miedo del Gobierno central

Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural
Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Jordi Cuixart -presidente de la subvencionada Òmnium Cultural- ha advertido de que el bloque soberanista está preparado para cualquier movilización en la calle, incluso antes de la Diada, pero que éstas serán en función de los movimientos que haga el Estado para bloquear el referéndum. “Nos quieren tener exaltados”, ha subrayado Cuixart, quién, por el contrario, receta “serenidad y tranquilidad”.

En una línea similar, se ha expresado Sànchez en una entrevista en RAC1 quien ha puesto en evidencia la debilidad e ignorancia del Gobierno central. El presidente de la Assemblea Nacional ha asegurado que la principal “fortaleza” del movimiento independentista es que el Estado “tiene miedo” de que en el 1-O “haya urnas”. Igual que Cuixart, Sànchez también ve al independentismo preparado para movilizarse. En todo caso, todos los actos previstos estarán condicionados “a ver cómo el Estado intenta neutralizar la campaña”.

De esta forma, el presidente de la entidad también ha subrayado la importancia “histórica” de la nueva convocatoria de cara a la Diada, y ha avanzado que ya hay más de 50.000 personas inscritas con el objetivo de “desbordar Barcelona de la forma más cívica”.

Ambos también han restado importancia a la falta de concreción y discreción en los planes del Govern y de los grupos de Junts pel Sí y la CUP para tramitar iniciativas como la ley de Transitoriedad. Sànchez y Cuixart también han coincidido en su convencimiento de que la ley se aprobará antes del referéndum, con el fin de dar garantías a la votación, tal y como piden los cuperos.