El ‘amigo’ finlandés de Puigdemont pierde su escaño

20

El polémico diputado finlandés Mikko Kärnä, uno de los políticos europeos más activos en la defensa del independentismo catalán, perderá el escaño que ocupaba en sustitución de un correligionario, informan varios medios del país nórdico.

Kärnä no fue elegido directamente como diputado en el Eduskunta (Parlamento finés) en las parlamentarias de 2015, pero obtuvo su acta de diputado gracias a que el candidato elegido, el veterano Paavo Väyrynen, renunció para ejercer de eurodiputado en Bruselas.

Väyrynen anunció recientemente su intención de abandonar el Parlamento Europeo (PE) y regresar a la política nacional el próximo 12 de junio, recuperando el escaño que logró por el distrito electoral de Laponia.

Kärnä se define a sí mismo como “un defensor de Laponia y Catalunya”

A pesar de que Kärnä se resiste a ceder su cargo a Väyrynen y ha anunciado que acudirá a la Justicia, los expertos consultados por el Eduskunta coinciden en que el escaño corresponde al candidato elegido en las elecciones y este tiene derecho a retomar su cargo en cualquier momento de la legislatura.

Kärnä, quien se autodefine como “defensor de Laponia y Cataluña”, lleva a cabo desde hace meses una intensa campaña en favor del soberanismo catalán y fue el anfitrión del expresidente catalán Carles Puigdemont en su visita a Finlandia.

Tanto entonces como a raíz de la detención de Puigdemont en Alemania, el 25 de marzo, inmediatamente después de su visita a Finlandia, ha llevado a cabo una intensa campaña en las redes sociales a favor de la causa soberanista.

Hace unas semanas, envió una petición a la FIFA en la que le exigía que excluya a España de todas las competiciones internacionales, incluido el Mundial de Rusia, “hasta que se encuentre una solución pacífica y democrática a la crisis catalana”.

Poco después de la detención de Puigdemont en Alemania, pidió a las autoridades de este país que no le extraditen a España para lo que, en su opinión, sería “un juicio injusto”, ya que de hacerlo “no serían mejor que la Gestapo de la Alemania nazi”.