Inicio Destacadas El argumentario del PSOE delata la trampa de la luz: «El tope...

El argumentario del PSOE delata la trampa de la luz: «El tope al precio del gas funciona cuando no se consume mucho gas»

El Gobierno ha pinchado colosalmente con su reforma de la luz. Lejos de bajar el precio, lo sube. Todo un hito en el mundo de las reformas eléctricas, y de la comunicación política. Y es que el Gobierno lleva tres meses anunciando como gran pócima contra la inflación algo que, recién estrenado, ya bate el récord de memes por subir aún más el precio del recibo de la electricidad. Pero el segundo capítulo de esta historia tampoco se ha quedado atrás en materia de éxitos en estrategia política.

El Gobierno ha lanzado a sus equipos a divulgar que el problema del recibo de la luz no es de ellos, es de «que, con el calor, se ha consumido mucho gas en las centrales de ciclo combinado«, como admiten fuentes socialistas.

Se trata de un argumentario de urgencia que se ha lanzado a los equipos socialistas para que convenzan a la población de que la subida que ven en el precio de la luz realmente no es tal. Es poco menos que un espejismo producido por la ola de calor.

El argumento añade que, en cuanto baje el consumo de gas en las centrales de ciclo combinado, bajará el precio de la luz. Pero las prisas son malas consejeras. Y tanto correr, resulta que el argumento lleva dentro, nada menos, que el reconocimiento de la trampa del sistema diseñado por el Gobierno: y es que se trata de un sistema de tope al precio del gas que funciona cuando no se consume demasiado gas. Todo un invento.

La realidad es que el Gobierno no ha querido asumir el coste de compensar a las gasistas por el tope del precio del gas. Y ese coste, por lo tanto, está acabando en el propio recibo de la luz. Básicamente, porque a pérdidas no hay gasista que quiera trabajar en todo el planeta. Algo bastante obvio pero que debió pasar desapercibido para los expertos conocedores del mercado energético que pueblan el Gobierno.

Esto se traduce en que lo que con una mano se quita, con la otra se vuelve a poner en un porcentaje muy elevado. Y, ahí sí, claro, a más gas consumido, más coste de compensación.

La rebaja de la luz de Sánchez se ha convertido, así, en una completa «chapuza técnica» que fallará el 85% del tiempo, como ya ha publicado Libertad Digital.

El milagro energético que vendió a bombo y platillo Pedro Sánchez es, sin más, un desastre. Se trata de la conclusión totalmente extendida entre los expertos del sistema eléctrico que auguran un fracaso permanente del mecanismo bautizado por el Gobierno como «excepción ibérica» y que prometía reducir el recibo de la luz en base a topar el precio del gas natural. Los expertos adelantan que sólo será eficaz el 15% del tiempo. El 85% restante, casualmente durante los momentos de máximo consumo, no tendrá una capacidad real de evitar las subidas del recibo de la luz, como ya ha adelantado este diario.

Publicidad