El ayuntamiento del nº 2 de Miquel Iceta cuelga una pancarta golpista

14

El ayuntamiento de La Roca del Vallès (Barcelona), gobernado por el alcalde socialista Carles Fernández gracias a un acuerdo con ERC, ha colgado una pancarta a favor de los golpistas presos. ‘Somos gente de paz. Libertad presos políticos’, es el lema que se lee en el gran mural. Una denuncia que contrasta con el posicionamiento oficial de los socialistas y más en un municipio, donde cerraba la lista como suplente, el ex alcalde y actual secretario de Organización de los socialistas, Salvador Illa, mano derecha al partido de Miquel Iceta.

Fernández es alcalde desde el pasado 3 de marzo, gracias al pacto de gobierno que firmaron ERC y PSC a finales del 2016. En él se acordaba la renuncia del republicano Albert Gil a la alcaldía en la fecha que fue nombrado el cabeza de lista del PSC. Y el número 2 de Iceta le felicitaba en Twitter de esta forma:

El cartel que luce la fachada del ayuntamiento roquerol sorprende por ser una institución gobernada por los socialistas. Pero también por ser el consistorio en el que la mano derecha de Miquel Iceta sigue teniendo un poder notable y por las declaraciones que siempre ha hecho negando la existencia de presos políticos, como reza la propaganda golpista. El pasado octubre negaba la mayor: “Sánchez, Cuixart y otros no son presos políticos porque no se les ha encarcelado por sus ideas”, afirmaba.

Tirón de orejas a otros socialistas

El actual secretario de Organización (desde hace dos años y con Iceta como padrino) fue regidor de este municipio de la comarca de Granollers durante 10 años, desde 1995 a 2005. Como número 2 del PSC, ha tenido que corregir a alcaldes y concejales del partido que se han alineado con los independentistas.

Le sucedió con el alcalde de Blanes, tras apoyar el referéndum ilegal del 1-O. El secretario de organización, Salvador Illa tuvo que llamarle para hacerle saber que sus declaraciones “no estaban en la línea del pensamiento del partido” y, tras instarle a “matizarlas, rectificarlos o desmentirlas ” las tachó de “desafortunadas”.

De momento, el dirigente del PSC, con más de 20 años de militancia en el partido, no ha desautorizado la colocación de la propaganda separatista en su localidad.