El Barri Gòtic acoge hasta siete turistas por cada diez residentes

De las 15 principales capitales turísticas europeas, Barcelona es la que más ha aumentado en pernoctaciones hoteleras; en concreto, un 8,5% en el 2016, y con perspectivas de mantener esta tendencia durante este 2017, según el informe de la European Cities Marketing. Este resultado récord forma parte del cúmulo de datos sobre el impacto del turismo en la ciudad, pero hasta el momento ni el Ayuntamiento, ni ninguna otra administración, han determinado cuál es la capacidad de carga de la ciudad, es decir, el número máximo de turistas que puede absorber sin dañar los recursos. Un indicador que ayuda a hacerse una idea del impacto de este fenómeno es el que fija la relación entre los residentes y la población flotante que, en el caso del Barri Gòtic, es de hasta casi diez a siete, según el Peuat (plan especial urbanístico de alojamientos turísticos).

El Peuat calcula la población flotante con arreglo a la suma del número total de plazas de hoteles y de otros establecimientos, regularizados, de un barrio y la compara con los residentes. Con este ejercicio se pretende identificar las zonas que “o bien ya sufren un claro desequilibrio o se encuentran en la etapa inicial del mismo”. Cabe remarcar que “población flotante” no es una cifra estadística de ocupación anual sino el potencial máximo de oferta regulada. Así, en el Gòtic, en el caso de que el 100% de las plazas estuvieran llenas, habría casi siete turistas por cada diez vecinos, pero la plena ocupación es esporádica. Hay que tener en cuenta que no se contabiliza la oferta alegal, por lo que esta proporción de 10 a siete, en momentos de máxima demanda, sería incluso superior a favor del turista.

De las 15 principales capitales turísticas europeas, Barcelona es la que más ha aumentado en pernoctaciones hoteleras; en concreto, un 8,5% en el 2016

Veinticinco de los 73 barrios de Barcelona aglutinan el 89% del total de las camas, según el Peuat. Además de en el Gòtic, en la Dreta de l’Eixample también se registran casi siete, en concreto 6,7, plazas por cada diez vecinos (ver infográfico de la página siguiente). El concejal de Empresa y Turismo, Agustí Colom, precisa que incluso “hay zonas donde los turistas triplican a los vecinos”. Esta situación se observa en el entorno de plaza Catalunya y en el paseo de Gràcia y calles adyacentes, “donde la oferta hotelera es muy elevada y los usos residenciales se han ido reduciendo en detrimento de la actividad terciaria”.

También en Ciutat Vella se concentran cuatro de los diez puntos de interés turístico con más visitantes (El Born Centre Cultural, L’Aquàrium, el Parc Zoològic y el Museu d’Història de Barcelona) y otros 14 destinos que venden entre 100.000 y cerca de un millón de entradas anuales. Cabe apuntar que por la Rambla circulan más de 100 millones de personas al año.

Uno de los problemas que afronta Barcelona es que hasta el momento no se han establecido criterios metodológicos comunes para cuantificar la dimensión del turismo. Una de las misiones del recién creado Observatori de Turisme de Barcelona (OTB), impulsado por la Diputación, el Ayuntamiento y Turisme de Barcelona, es homogeneizar estudios y encuestas para intentar hacer radiografías más ajustadas a la realidad. El concejal Colom reconoce que incluso respecto al volumen total de turistas que llegan a la ciudad no hay consenso: 19, 18, 15 millones … “Yo utilizo la cifra de 17”, apunta Colom, añadiendo que tampoco se dispone de datos actualizados sobre la afluencia de excursionistas, las personas que visitan por motivos lúdicos, de salud, profesionales o comerciales Barcelona, pero sin pernoctar. En este grupo se encuentran desde el británico que pasa sus vacaciones en Cambrils y se escapa un día para conocer el Museu del Barça y de paso sumergirse en la vorágine de la Rambla hasta el vecino de Terrassa o Berga que se acerca a la capital para ir a un concierto, a comprar o a una entrevista de trabajo.

Uno de los problemas que afronta Barcelona es que hasta el momento no se han establecido criterios metodológicos comunes para cuantificar la dimensión del turismo

Jordi Surinach, catedrático de economía aplicada de la Universitat de Barcelona, ha analizado la figura del excursionista y ha definido una metodología para identificarlos y contarlos en áreas pequeñas de la provincia de Barcelona, y en especial en la comarca del Alt Penedès, en un trabajo publicado por la Diputación. Pero es consciente que es necesario profundizar en este ámbito en el caso de la capital. Surinach apunta que, a falta de nuevas investigaciones, se baraja que Barcelona recibe un número similar de visitantes que de turistas, con lo que ambos colectivos inyectan cada uno un mínimo de 17 millones de personas al año.

Cabe precisar que los que pernoctan en la ciudad lo hacen una media de dos noches y media, por lo que para tener el monto total de turistas que pueden circular un día por Barcelona hay que multiplicar los 17 millones por 2,5. La suma entre ambos grupos dividida por 365 arroja el número de 163.000, una simple orientación que admite muchos matices sobre el flujo de turistas y de visitantes que puede haber un día cualquiera en Barcelona, concentrados en unos pocos barrios. Este cálculo no incluye a las personas que se instalan en apartamentos no regularizados.

También hay que considerar que los viajeros alojados en municipios vecinos en los que las fronteras se diluyen, como l’Hospitalet, con más de 3.600 plazas hoteleras, tienen como destino Barce-lona, pero su peso no queda reflejado en las estadísticas de la ciudad, apunta Damià Serrrano, coordinador del OTB.

Cabe precisar que los que pernoctan en la ciudad lo hacen una media de dos noches y media, por lo que para tener el monto total de turistas que pueden circular un día por Barcelona hay que multiplicar los 17 millones por 2,5

El Ayuntamiento ha dado los primeros pasos para conocer cómo se mueven los turistas por los enclaves más solicitados para reducir en lo posible los colapsos y las molestias a los vecinos. Colom explica que se ha echado mano de la tecnología para mejorar la gestión en las zonas más problemáticas, como la Sagrada Família, donde el pasado verano se implantó el proyecto piloto [email protected] Data consistente en la utilización de sensores wifi y GSM y de cámaras 3D para averiguar el comportamiento y las rutas de los viandantes. Un algoritmo permitió distinguir a los turistas de los residentes que se desplazaban por los alrededores del monumento de Gaudí. Entre las conclusiones que arroja esta herramienta destaca que el 50% de los visitantes permanecen en los alrededores de la Sagrada Família menos de tres cuartos de hora y un 20% entre diez y 20 minutos. Asimismo, el 80% no entra en el templo, se queda fuera, y la franja horaria con máxima afluencia se sitúa entre las 10 y las 12 de la mañana.

En un momento en que las encuestas señalan el turismo como el principal problema de la ciudad, y en el que surgen movimientos de protesta en los barrios más masificados, todos coinciden en que es necesario tener un minucioso diagnóstico de la situación. Determinar si los recursos de Barcelona ya han tocado techo o si se puede seguir dando la bienvenida a más amantes de Gaudí y de la sangría.

Loading...