El Gobierno admite el riesgo de ataque cibernético el 21-D

El Gobierno admitió este viernes de forma pública que está inquieto por las ataques cibernéticas que se puedan dar el próximo 21 de diciembre, cuando los catalanes voten para elegir un nuevo Parlament. El ministro portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez dVigo, intentó lanzar un mensaje de tranquilidad y aseguró que la Moncloa está haciendo un esfuerzo para evitar “posibles intromisiones” o “interferencias de tipo informático” la noche electoral.

Méndez de Vigo reconoció que el Consejo de Ministros había abordado el asunto en su reunión semanal, en la que justamente se aprobó la estrategia de seguridad nacional, que por primera vez incluye como amenazas para España los ciberataques, la difusión de noticias falsas en las redes y “los desafíos a la legalidad” (en referencia a Catalunya, a la que no menciona). La preocupación por las fechorías de los piratas informáticos es grande, como muestra que el propio Mariano Rajoy y varios ministros denunciaran estos días atrás ante Bruselas y en los medios de comunicación la inundación de noticias falsas procedentes en su mayoría de perfiles rusos falsos con motivo del referéndum del 1 de octubre.

Sin ataque directo al Kremlin

El jefe del Ejecutivo y su equipo se han cuidado de no abrir una crisis diplomática con el Kremlin y remarcan que los mensajes provienen de ordenadores situados en territorio ruso. La Moncloa considera que el pulso que se le está echando ahora en las redes a España, aprovechando la crisis territorial con Catalunya, y antes al Reino Unido, cuando votó el brexit, o a Francia, donde los perfiles falsos apoyaban a la extrema derecha, se debe ganar en Bruselas y no de manera individual.

Seguridad en el escrutinio

Los resultados de la votación el jueves por la noche en Catalunya los centralizará la empresa Indra, que ya trabaja en ese programa informático, tal como publicó este diario hace 10 días. El escrutinio en España, según la ley orgánica del régimen electoral (que es la que rige en Catalunya, puesto que no tiene una propia), se hace de forma manual y física, así que el pucherazo es imposible. Las actas firmadas por los presidentes, vocales e interventores de cada mesa electoral llegan en papel a los juzgados y días después los datos incluidos son procesados por las juntas electorales provinciales.

Los responsables de seguridad del 21-D sí admitieron, no obstante, el riesgo de “cierto caos” la misma noche electoral si se consigue atacar la web con los resultados provisionales que ponga en marcha Indra (y que son comunicados por teléfono al Centro de Recogida de Información).

En este contexto tan delicado, varios departamentos del Gobierno y también el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), donde está incluido el Centro Criptológico Nacional, que vela por la seguridad de los ordenadores de las Administraciones Públicas, tendrán un papel relevante ese jueves de diciembre.

Acuerdo con PSOE y Ciudadanos

La nueva estrategia de seguridad nacional, que actualiza la aprobada en 2013, se ha consensuado, según Méndez de Vigo, con el PSOE y Ciudadanos. Ahora se remitirá para su visto bueno a la comisión mixta de seguridad nacional del Parlamento.

El documento, de 128 páginas, incluye “los desafíos a la legalidad y al interés general” y la “descohesión territorial” como riesgos internos. Además, en el capítulo dedicado a describir “el perfil de la España actual”, plasma que se trata de un país en el que se puede defender cualquier proyecto “siempre que se haga en estricta observancia de la legalidad y con respeto a los derechos y libertades de todos sus ciudadanos”.

Entre las amenazas externas destaca el terrorismo yihadista, las crisis migratorias y la “limitada” interconexión energética de la Península.

Loading...