El Gobierno eleva a cuestión de orden público la crisis de El Prat

“El proceso ha fracasado, entramos en una nueva fase que supone un salto cualitativo enorme”. Así de tajante se ha expresado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, sobre las negociaciones entre Eulen y los trabajadores de los controles de seguridad del aeropuerto de Barcelona – El Prat para desbloquear un conflicto que parece enquistado. Ante ello, De la Serna ha anunciado que el Ejecutivo central convocará este viernes por la mañana un gabinete de crisis en la Ciudad Condal con representantes del ministerio de Fomento, del ministerio de Interior, de Aena y de la Guardia Civil.

La reunión llega después de que la asamblea de empleados de Eulen haya rechazado la propuesta de la Generalitat para desconvocar la huelga y los paros sigan en pie para los próximos días. El viernes y el domingo, con cuatro paros parciales de una hora a las 5.30, 10.30, 16.30 y 18.30 horas, y a partir del lunes 14 en huelga indefinida de 24 horas. La Delegación del Gobierno ya ha reaccionado rápidamente fijando en el 90% los servicios mínimos para la huelga indefinida.

La Delegación lo ha argumentado por lo estratégico del sector, en el que el trabajo de un número relativamente reducido de empleados conlleva un efecto multiplicador de tal magnitud que “técnicamente obliga a la determinación de unos servicios mínimos superiores” en porcentaje a los que correspondería en otra actividad.

El plan B de Aena

Íñigo de la Serna ha enfatizado que tras la negativa de los trabajadores se abre un nuevo escenario “cuyas consecuencias son difíciles de valorar”. Es por ello que el Gobierno analizará este viernes “todas las posibilidades” para evitar que la situación vaya a peor. “La situación que están generando los trabajadores está provocando graves perjuicios a los ciudadanos”, ha afeado el ministro.

El gabinete de crisis, que tendrá lugar este viernes por la mañana en Barcelona, contará con la presencia de representantes de los ministerios implicados -Fomento e Interior-, la presidencia de Aena, el secretario general de Infraestructuras, el delegado del Gobierno en Catalunya y representantes de la Guardia Civil. En este sentido, La Vanguardia ya informaba esta mañana que Aena está valorando un plan B que pasaría por activar la Guardia Civil para evitar el caos en El Prat.

Sin embargo, la propia Guardia Civil ya ha censurado tal posibilidad en un comunicado de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC). En la nota, los miembros del Instituto Armada se quejan de que a pesar de ser el cuerpo de seguridad del Estado “peor pagado” y “peor tratado”, Interior les pida intervenir en un conflicto entre dos sociedades privadas, lo que previsiblemente les hará “sufrir las iras” de unos trabajadores que ven a los guardias civiles, según la AEGC, como “enemigos”.

De la Serna, crítico con la respuesta de los trabajadores

Íñigo de la Serna se ha mostrado muy molesta con la actuación del comité de huelga y la asamblea de trabajadores. “Para nosotros es una grandísima sorpresa cómo se ha llevado la asamblea, donde se han planteado propuestas que no estaban en la mediación”. Los 176 empleados que han participado en la votación de la asamblea han tenido que elegir entre cuatro propuestas: la que había planteado la Generalitat y que la empresa había dado por buena, de 200 euros mensuales en 12 pagas (2 votos); una de 250 euros en 12 pagas (3 votos); otra de 200 euros en 15 pagas (82 votos) y la de máximos y que se ha impuesto, de 250 euros al mes en 15 pagas (89 votos).

En este sentido, el ministro ha lamentado que los empleados de Eulen se hayan enrocado en la subida salarial y rechacen “el punto medio” que, a su juicio, supone la propuesta de la mediación. Además, De la Serna ha expresado su indignación por las grabaciones de la presidenta del comité de huelga, Genoveva Sierra, que trascendieron a los medios y en las que se incitaba a generar las colas: “Es absolutamente inexplicable que se haya escuchado una grabación de la presidenta del comité de huelga pidiendo que se generen el máximo de colas posibles”. “Y es inexplicable también que en las jornadas sin huelga se produzcan colas parecidas”, ha añadido en referencia a la huelga de celo.

Un conflicto entre empresa y empleados

Mucho se ha hablado del choque entre Generalitat y Gobierno por la huelga de El Prat. Sin embargo, De la Serna ha calificado de “absolutamente razonable” la mediación impulsada por el Ejecutivo catalán.

En todo caso, el ministro de Fomento ha querido añadir que “la mesa de negociación ha contado desde el primer momento con la participación de Aena”. Y eso a pesar de recalcar en varias ocasiones que “se trata de un conflicto que surge de una relación laboral entre una empresa y unos trabajadores que no compete a la administración”. Al respecto, De la Serna ha subrayado que “el concurso público de la licitación de este servicio se desarrollo como cualquier otro con dos empresas que optaron a la concesión y entre las cuales apenas hubo un 0,04% de diferencia económica”.

Loading...