Inicio Destacadas El Gobierno envía a las Cortes la Ley de Memoria Democrática que...

El Gobierno envía a las Cortes la Ley de Memoria Democrática que el PP derogará cuando gobierne

Félix Bolaños.

El Gobierno aprobó este martes el proyecto de la nueva Ley de Memoria Democrática que sustituirá a la Ley de Memoria Histórica, para cuya tramitación parlamentaria no podrá contar con el PP, pese a que el Ejecutivo insiste en que solo quiere reconocer y homenajear a las víctimas de la Guerra Civil y la “Dictadura”.

La primera iniciativa legislativa que presenta el nuevo ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, pretende situar a esas víctimas en el centro de las políticas de memoria, busca su reparación y la verdad y también equiparar la normativa española a la de otros países europeos que también sufrieron dictaduras, como Alemania.

Falta que el Gobierno recabe los apoyos parlamentarios para sacarla adelante, de momento con algunas críticas desde la izquierda por verla “insuficiente” y sin las fuerzas de la derecha, ya que el PP ha anunciado que la derogará cuando gobierne y Vox anticipa recurso al Tribunal Constitucional.

Pese a ello, Bolaños aseveró al presentar el resultado de diez meses de retoques sobre el anteproyecto de septiembre de 2020, que “nadie puede estar en contra” del homenaje que supone a las víctimas del franquismo y a que los familiares recuperen por fin los restos de su allegados desaparecidos.

Así, el “deber de memoria” figura en el frontispicio de la nueva legislación, con el fin último de “no repetir” los hechos que dieron lugar a la contienda civil y la posterior dictadura, al igual que un amplio catálogo de medidas sustentadas en los principios genéricos de “verdad, justicia y reparación” de las políticas de memoria.

Bolaños anunció que el anteproyecto de ley de Memoria Democrática pretende “resignificar” el Valle de los Caídos, de modo que los restos mortales del líder falangista José Antonio Primo de Rivera dejarán de estar en un “lugar preponderante” de este mausoleo y el Ejecutivo decidirá el destino de la Cruz en el proyecto concreto de resignificación.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Bolaños además explicó que esta ley retirará símbolos, distinciones y títulos nobiliarios a “todas aquellas personas que se les concedieron por ser protagonistas de la dictadura o de la Guerra Civil”.

Según explicó Bolaños, la exhumación de José Antonio Primo de Rivera del altar mayor de la basílica del Valle de los Caídos se efectuará en comunicación con la familia del líder falangista. “Hablaremos con la familia, es la manera más sencilla de cumplir la ley”, afirmó.

Asimismo, sobre el futuro de la Cruz del Valle de los Caídos, Bolaños señaló que “la ley establece un marco general para la resignificación del Valle de los Caídos pero dentro de ese marco, en su momento, habrá que concretar un proyecto en el que se tome la decisión sobre esa cuestión”. En ese marco, el ministro afirmó que tendrán que “estudiar bien los detalles” pues, según recordó, el Valle de los Caídos “es una basílica, un lugar de culto”.

Fundación Francisco Franco

Además, este anteproyecto de ley de Memoria Democrática recoge la extinción de las fundaciones que, como la dedicada al ex jefe del Estado Francisco Franco, “ensalcen a dirigentes de la dictadura y lo hagan con menosprecio a las víctimas del golpe de estado de 1936, la Guerra Civil o el franquismo”.

En cualquier caso, Bolaños explicó que la extinción de la Fundación Francisco Franco no será inminente.

Publicidad