El Gobierno tiene estudiadas todas las vías legales para impedir el referéndum del 1-O

23

El Gobierno “tiene estudiados todos los escenarios y todas las vías de actuación previstas en el ordenamiento jurídico” para impedir el referéndum “ilegal” del 1 de octubre en Catalunya, lo que incluiría también el análisis de una hipotética aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Así se ha expresado el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, durante la conferencia de prensa posterior a la sesión extraordinaria del Consejo de Ministros, celebrada para buscar vías de solución a la huelga del aeropuerto de El Prat, en la que no ha querido confirmar si dentro de esas vías se estudia o no aplicar el citado artículo, que permitiría suspender la autonomía.

El portavoz ha evitado pronunciarse sobre los mecanismos concretos de los que haría uso el Ejecutivo si la Generalitat sigue adelante con el órdago secesionista, ni sobre la hipotética aplicación del artículo 155 de la Constitución, ni sobre la normativa relativa a un delito de sedición.

Pero sí ha dejado claro que tiene estudiados “todos” los escenarios, el primero de ellos impugnar la decisión de la Mesa del Parlament si califica a favor la llamada ley del referéndum.

“Firmeza y proporcionalidad”

Y es que, ha añadido que, frente a las actuaciones del Govern y del Parlament cara a esa consulta del 1 de octubre, “el Gobierno está tranquilo porque la razón está de su parte” y actuará con “firmeza y proporcionalidad” para defender la democracia, la soberanía nacional y la igualdad” de todos los españoles, ha dicho

Méndez de Vigo ha insistido en su idea de que esa consulta secesionista ilegal es “un referéndum sin“, porque no tiene convocatoria, ni censo, ni urnas, ni papeletas, ni apoyo internacional y ahora tampoco tiene calendario, después de que se haya aplazado la calificación por parte de la Mesa de la Cámara.

Los argumentos de la presidenta del Parlament, Carme Foscadell, para no iniciar la tramitación, diciendo que es una ley muy compleja, le han parecido al portavoz del Gobierno “cuanto menos llamativo”, porque “luego pretenden aprobar la norma por un procedimiento exprés”.

“Si es muy complejo como para calificarla, ¿luego no es tan complejo para seguir un procedimiento especial aprobado expresamente para evitar que los demás puedan hablar?”, se ha preguntado Méndez de Vigo, para quien hay “una contradicción evidente en todo esto”.

Tras indicar que desconoce si esa decisión obedece a una estrategia o no de los independentistas, ha recalcado que el referéndum no se va a celebrar.

Además, ha dicho que se mantiene abierta la vía del diálogo dentro de la legalidad, lo que le ha llevado a reiterar el ofrecimiento al presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, para que acuda al Congreso y someta su propuesta a la consideración de los diputados.

Con todo, ha precisado que “para bailar el tango es necesario dos” y que “si uno está obsesionado con una cosa, es muy difícil” dialogar.

Del mismo modo, ha mostrado la preocupación del Ejecutivo por el hecho de que “la fuerza política con menor representación en el Parlament sea la que dicte la agenda política”, en alusión a la CUP.