El huracán Ofelia se acerca a Galicia mientras 80 incendios siguen activos

El fuego arrasa Galicia. Una ochentena de incendios –unos treinta hoy– se han declarado entre el sábado y la mañana de este domingo arrasando más de 4.000 hectáreas. De estos, 17 se mantienen activos y uno de ellos, iniciado esta madrugada en la zona de Ponteareas (Pontrevedra) y todavía fuera de control, habría devastado ya más de 1.500 hectáreas.

Los fuegos ya se han cobrado a sus primeras víctimas mortales. Dos personas han sido encontradas muertas en una furgoneta calcinada por el fuego en Nigrán (Pontevedra), según ha confirmado el alcalde de esta localidad. Ambas habrían fallecido al verse atrapadas por las llamas de un incendio

 

La gravedad de este panorama ha obligado a la Xunta de Galicia a activar el nivel 2 de alerta en hasta 11 de estos fuegos, que suponen riesgo para la población. Se trata del mencionado incendio de Ponteareas, y los de Cervantes-Donís, Cervantes-Noceda, San Cristovo de Cea, As Neves, Gondomar, Salvaterra de Miño, Baños de Molgas, Baiona, Paderne de Allariz, y Chandrexa de Queixa.

La fábrica de PSA Peugeot-Citroën en Vigo ha sido desalojada y se ha cancelado su actividad en el turno de noche por precaución por la proximidad de los incendios, según han confirmado fuentes de la compañía, al igual que han hecho otras factorías del mismo entorno. También ha sido desalojado esta tarde el Parador de Baiona, otro municipio del sur de la provincia de Pontevedra afectado por la ola de incendios forestales .

Incendios en Galicia y el Huracán Ophelia por llegar

Una ochentena de incendios se han declarado entre el sábado y la mañana de este domingo arrasando más de 4.000 hectáreas

Unos 350 brigadas, 220 motobombas, cuarenta palas y una veintena de medios aéreos de la Xunta y del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente trabajan desde primera hora en la comunidad gallega para combatir los fuegos. La Unidad Militar de Emergencias (UME), tras el decreto de situación operativa uno en Galicia por parte del Ministerio del Interior, ha desplegado tres centenares de militares en el territorio y continuará esta madrugada hasta el medio millar.

 

Los fuegos activos (17) están repartidos por las cuatro provincias, mientras que hay otros tres estabilizados y diez más controlados tras la extinción de cuatro.

Intencionados

La Xunta de Galicia ha remarcado que todos los fuegos tienen una “clara intencionalidad” y que “no son fruto de la casualidad”. Según ha explicado la Consellería de Medio Rural, la gran virulencia de los incendios, sumado a los iniciados en Portugal que han afectado también a zonas próximas a la frontera española, ha obligado a multiplicar los esfuerzos de extinción y a intensificar las labores de prevención como la aplicación de desbroces y cortafuegos. Los grupos de la oposición gallegos han acusado a la Xunta de falta de prevención.

Ante estas críticas, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha explicado que el gobierno gallego está luchando contra tres problemas: la “actividad incendiaria homicida”, los efectos climatológicos “más adversos posibles”, con una sequía “continuada” y vientos “cada vez más intensos”; y de los fuegos que llegan a Galicia desde Portugal, que han conseguido traspasar el río Miño. “Estamos en una situación preocupante”, ha admitido el presidente de la Xunta.

La situación de riesgo real para la población se activó en Pazos de Borbén a las 2.37 horas por la cercanía de las llamas a las viviendas de la parroquia de Nespereira. En el caso de Boiro, la situación dos quedó activada a las 5.18 horas debido a que el incendio está cerca del lugar de Lidón.
La situación de riesgo real para la población se activó en Pazos de Borbén a las 2.37 horas por la cercanía de las llamas a las viviendas de la parroquia de Nespereira. En el caso de Boiro, la situación dos quedó activada a las 5.18 horas debido a que el incendio está cerca del lugar de Lidón. (Sxenick / EFE)

 

“Estamos comprobando que hay una actividad incendiaria homicida que llevamos día ya con ella”, ha lamentado Feijoo. Primero, ha continuado, atacaban zonas de parques naturales: “Ahora atacan zonas más urbanas”, ha señalado en alusión a la zona metropolitana de Vigo y a los municipios de Ourense y Lugo afectados por las llamas. Así las cosas, ha mandado un mensaje muy claro a los incendiarios: “Están bordeando el homicidio. Queremos decirles muy claramente que si quieren situaciones como las vividas en el país vecino vamos a luchar para que no sea así. Esta actividad incendiaria es impropia, estamos acostumbrados a este tipo de actividades, pero lo que está ocurriendo en zonas habitadas del área metropolitana de Vigo nos preocupa: Están jugando con vidas”.

A continuación, ha explicado que los vientos son “cada vez más intensos”, en torno a los 18-19 kilómetros por hora en la costa. “La previsión es que los vientos sigan creciendo hasta velocidades del doble, en torno a los 35 y 39 kilómetros por hora”, ha precisado, para luego indicar que Galicia registrará “restos” del huracán Ophelia. “Mientras no pase el viento que trae este efecto climatológico no estamos seguros al cien por cien”, ha subrayado, para luego añadir que Galicia dispondrá de más medios.

 

Estamos comprobando que hay una actividad incendiaria homicida que llevamos día ya con ella. Queremos decirles muy claramente que si quieren situaciones como las vividas en el país vecino vamos a luchar para que no sea así”

En las 4 comunidades

Al detalle, el único fuego activo en la provincia de A Coruña está en Boiro, en la parroquia de Cures, donde la situación dos se desactivó a primera hora de hoy. Lugo tiene en alerta por riesgo para la población el fuego de Donís, en Cervantes, en plena reserva de la biosfera de Os Ancares, donde los vecinos temen perder sus viviendas y dicen estar “rodeados” por las llamas mientras denuncian que faltan medios. También están activos los incendios de Samos, parroquia de Renche; Friol, en Xía; Triacastela, parroquia homónima; y Antas de Ulla, en Areas.

En Ourense viven la situación dos un incendio en San Cristovo de Cea, en Oseira, por proximidad a Pieles; otro en Baños de Molgas, en Betán, por cercanía a Nevoeiro; y un tercero en Chandrexa de Queixa, en Chaveán, por proximidad a Vilamaior, en el municipio vecino de Castro Caldelas. Arden también Vilar de Barrio, donde el fuego ha empezado en Rebordechau y se ha extendido al término municipal de Montederramo; y Piñor, en Coiras.

 

Un operario de los servicios de extinción de incendios trabaja en la zona de Zamanes, Vigo
Un operario de los servicios de extinción de incendios trabaja en la zona de Zamanes, Vigo (Salvador Sas / EFE)

En Pontevedra hay cinco incendios en situación dos, con el de Ponteareas, que empezó en Padróns, como más importante tras extenderse a los municipios de Redondela, Soutomaior y Pazos de Borbén, con 1.500 hectáreas de superficie, con el riesgo en este último, en Nespereira.

Permanecen estabilizados los incendios de Paradela (Lugo), parroquia homónima; Cervantes (Lugo), en Noceda; y Vilariño de Conso (Ourense), en Chaguazoso.

Están controlados los fuegos de O Saviñao (Lugo), en Ribas de Miño; Chantada, en Esmeriz; Vilardevós (Ourense), Vilariño de Conso, en Sabuguido y Castiñeira; Vilamarín, parroquia homónima; Chandrexa de Queixa, en Queixa; Lobios, con dos en Río Caldo; y Paderne (A Coruña), en Cantoña.

…y huracán, aunque pasará rápido

Debido a la situación, la Dirección General de Tráfico ha informado de que hay diversos cortes de tráfico en diversas carreteras de Galicia y muchos vecinos de la zona de Ponteareas, donde está localizado el incendio más grave, han sido desalojados. Estos incendios se han propagado a vísperas de que el huracán Ophelia, que alcanzó la categoría 3 sobre cinco en su paso por las Azores el pasado sábado, azote las costas gallegas.

 

Durante la madrugada del lunes se espera que “el Ophelia” en su camino hacia Irlanda, deje vientos de fuerza 7-8 en todo el atlántico, olas superiores a cinco metros y rachas de viento de entre 79 y 90 kilómetros por hora.

Ante este fenómeno, en la provincia de Pontevedra, así como en el noroeste, interior y suroeste de la provincia de A Coruña, además de en A Mariña luguesa se activará el aviso amarillo entre las 00.00 y las 06.00 del lunes. En Rías Baixas y Costa da Morte se encenderá el aviso naranja durante todo el lunes por olas de entre cinco y siete metros.

No obstante, según afirman desde Meteogalicia “habrá mucha gente que no se entere, ya que va a pasar muy rápido y por la noche”. Los vestigios del huracán, sin embargo, serán visibles durante toda la semana. Y es que el otoño llegará a Galicia con fuertes lluvias y una caída de temperaturas media de diez grados, desde los 28-30 grados de máximas que se esperan este domingo hasta los 20-18 previstos para el lunes en diferentes puntos de la comunidad.

El huracán Ophelia
El huracán Ophelia (Suomi NPP Satellite)
Loading...