El julandrón Miquel Iceta no descarta indultar a los “Jordis” y a los exconsejeros golpistas catalanes si son finalmente condenados

Miquel Iceta, en primer término.

Miquel Iceta, en primer término.

El plan para exonerar a los que han pretendido romper España sigue avanzando. Cuando las sociedades declinan, los julandrones suben, cuanto más se achatan aquellas, más se levantan estos. El vacío dejado, el sitio desertado por unos hombres reblandecidos y amorfos al punto de no tener ya de hombres ni las ideas, ni las actitudes, ni el carácter y apenas la apariencia (y no siempre) permite a los traidores salir indemnes de sus actos. Cuando las sociedades se transforman en rebaños destinados al matadero y los hombres en caricaturas de hombres, suena entonces la hora de los cobardes y los traidores. Pero su triunfo es de corta duración, ya que la decadencia en medio de la cual establece su soberanía es una etapa efímera y sin mañana, apenas la antecámara de la caída final. Los traidores (y sus aliados naturales, los pervertidos y la beatería bienpensante, más todos los enfaldonados de logia y sinagoga; estos últimos, más que aliados, amos en toda circunstancia) no reina nunca más que sobre un mundo desecho abocado al derrumbe próximo.

El socialista Iceta es un producto de la decadencia de España, y al mismo tiempo un acelerador de la misma. Esta surge siempre en un contexto de crisis terminal, en una fase de inversión completa de los roles y de los valores, en el capítulo de la universal corrupción moral y del profundo trastocamiento de las creencias, es decir en el desbarajuste general propio de las sociedades que se vienen abajo, incapaces en esa etapa de su decaimiento de distinguir el día de la noche. En un ambiente tal se instala una extrema tolerancia hacia todo lo que mina, todo cuanto socava los fundamentos del edificio tambaleante de la unidad nacional. El Mal se vuelve el Bien, la Fealdad reemplaza la Belleza, lo Falso destrona lo Verdadero, lo Grotesco destierra lo Sublime. Es el “espíritu Iceta”, verdadero rey de nuestra época, que inunda con su pegajosa influencia una España que termina, como una gallina decapitada, en una carrera absurda y enloquecida hacia ninguna parte.

Indulto a los golpistas

El candidato del PSC, Miquel Iceta, ha avanzado hoy que, si es elegido presidente catalán, sus tres “primeros gestos inmediatos” serán convocar una cumbre con agentes económicos y sociales y llamar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Iceta ha protagonizado hoy el ciclo de ruedas de prensa que organiza la Agencia Efe con motivo de la campaña de las elecciones catalanas del 21 de diciembre, en el que ha anunciado cuáles serán sus primeras medidas que tomará si es investido presidente de la Generalitat, además de, ha bromeado, “llamar a su madre”.

En primer lugar, el dirigente socialista convocará a los “agentes sociales y económicos” para impulsar un “Pacto para el crecimiento y la creación de empleo”, que permita “la creación de condiciones” para que puedan regresar las empresas que se han marchado de Cataluña con motivo del proceso independentista.

En segundo lugar, se pondrá en contacto con Rajoy “para pedirle no hora, sino horas”, y poder “revertir la falta de diálogo y acuerdos de los últimos cinco años” entre Generalitat y Moncloa.

De hecho ha reconocido su “relación fluida” con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, pese a las “diferencias”: “Mi voluntad es, si soy president, llegar a acuerdos con el Gobierno. Mi visión de la política es la búsqueda permanente de acuerdos. Soy consciente de que para resolver los problemas del autogobierno, hay una parte de cosas que necesariamente hemos de acordar con el Gobierno. Y aprovecharé mis buenas relaciones con todo el mundo para lograrlo”.

Y, por último, como tercer gesto si es investido, Iceta ha anunciado que telefoneará a Juncker para comunicarle que “Cataluña ha cambiado de rumbo y que no seremos más un problema para la UE, sino un estímulo para tener más y mejor Europa”.

Iceta se ha referido en este sentido a la marcha independentista de hoy en Bruselas en apoyo al expresidente Carles Puigdemont y los cuatro exconsejeros que se encuentran en Bélgica, así como a los exconsellers y exlíderes independentistas que continúan presos.

“Como soy firme partidario del derecho de manifestación y libertad de expresión, me parece muy bien que se manifiesten para lo que tengan por conveniente, nada a decir”, ha afirmado, apuntado que “al final, en democracia, la fuerza se demuestra el día que se vota con todas las garantías y se toman decisiones a partir de los mecanismos legales establecidos”, como ocurrirá el 21D, ha dicho.

Una cita electoral sobre la que el candidato socialista ha asegurado que su “objetivo” es ya “ganar las elecciones”, dado el crecimiento que los sondeos auguran a su partido, como el publicado hoy por El Periódico de Cataluña, que apunta a que Junts per Catalunya (JxCat), con 29-30 escaños, se sitúa a uno solo de ERC que con 30-31 lidera la intención de voto, seguidos de PSC y Ciudadanos con 25-26 escaños cada uno.

Además, el porcentaje de voto estimado sería de un 20,5 % para ERC, un 19,3 para JxCat, un 19,0 para Ciudadanos e igual porcentaje de 19,0 para PSC.

“Mi objetivo a estas alturas es ganar las elecciones. Siempre lo es, pero con datos que dicen que cuatro partidos nos estamos disputando el primer lugar y con un millón de indecisos, es obvio que podemos decir, hemos de decir y diremos que nuestro objetivo es ganar las elecciones”, ha recalcado.

Con la confianza pues de lograr ser el partido más votado el 21D, Iceta ha lanzado públicamente su “decálogo” como futuro presidente, comprometiéndose a ser “sincero”, no prometer cosas que “no se pueden hacer”, no “simplificar los problemas”, a respetar la legalidad o hacer uso del pacto, el pragmatismo, la cordialidad, la seriedad y la creatividad como estilo de hacer política.

Y, sobre todo, se ha comprometido a hacer del “catalanismo y la justicia social” las “banderas” de su presidencia en la Generalidad, ha explicado Iceta, que se ha erigido como la opción del “cambio tranquilo” y los “consensos y acuerdos transversales”, mostrándose más partidario de gobernar en solitario que de formar un gobierno que sea una “suma de retales y parches de cuotas de partidos”.

Por otro lado, ha afeado a la número 2 de ERC por Barcelona, Marta Rovira, por los reproches que ha lanzado contra él por bailar en campaña mientras el cabeza de lista de ERC, Oriol Junqueras, sigue “en la cárcel”. “Lo que es frívolo es no saber cuántos parados hay en nuestro país”, ha replicado Iceta, aludiendo al desconocimiento de Rovira de esa cifra durante un debate hace días.

Por último, ha asegurado que si los exconsejeros o los líderes de ANC y Òmnium finalmente fueran condenados a prisión, “si se produjera ese escenario, es obvio que una de las posibilidades sería la concesión de indultos, no se puede descartar, se debe tener presente”, aunque ha pedido “no dar por hecho condenas que no se han producido” y respetar la presunción de inocencia.

Loading...