Inicio Destacadas El PP ya empata con el PSOE en el voto por correo

El PP ya empata con el PSOE en el voto por correo

El optimismo en el “sprint electoral” hacia el 10-N comienza a palparse en Génova. La campaña electoral es decisiva para los populares, no solo por el hecho de remontar en escaños el resultado de abril, sino porque el líder del PP se la juega para recuperar el voto de centro depositado hace siete meses en el partido de Albert Rivera. El esfuerzo realizado desde la dirección general durante toda la semana para pedir la confianza del elector estaría funcionando, al igual que el giro de Pablo Casado hacia el centro y en búsqueda de un perfil más moderado. En el cuartel general de Madrid ven, por tanto, la oportunidad para la remontada, viendo con certeza la vuelta de su electorado.

Las encuestas que maneja el partido a última hora apuntan también a esta dirección de rearme a un día de que finalice la campaña. Hasta ahora todos los sondeos han confirmado que el voto útil ha comenzado a moverse en beneficio del Partido Popular. Según las mismas fuentes, los datos obtenidos de las encuestas a electores que ya han votado por correo confirman también este escenario, y es que de los cerca de 980.000 electores que han ejercido su voto ya, hay ya un empate al 25 por ciento entre los españoles que han optado entre el PP y el PSOE. Son unos datos, que, reconocen estas fuentes, son de gran importancia al constituir un voto ya decidido. Ciudadanos y Unidas Podemos habrían recabado el 10 por ciento de ese voto, mientras que Más País un siete por ciento.

Las encuestas internas sitúan a Casado por encima de los 100 escaños, rozando los 105. Casi cuarenta escaños que se anticipan que volverían a las filas populares. Mientras que el PSOE perdería en torno a los doce escaños, quedándose con 111. Ciudadanos se quedaría sin su tercera plaza política descendiendo hasta los 18 escaños. En este sentido, el debate electoral de este lunes habría sido rentabilizado por el Partido Popular, pues hasta un 4 por ciento del voto indeciso habría virado hacia Casado esa misma noche.

Los números con los que juega el partido a día de hoy, de confirmarse, ratifican con firmeza a Pablo Casado como jefe de la oposición ante la previsible caída de Ciudadanos, que el 28-A ensombrecía el auge de los populares en el Congreso.