El PSOE quiere suavizar el 155 con el Parlament y con TV3

Desde el partido de Pedro Sánchez se admiten con más soltura en las últimas horas algunas de las discrepancias que mantienen con el Gobierno sobre el artículo 155 de la Constitución y su posible aplicación: no comparten que haya que aplicarlo sí o sí, puesto que siguen creyendo que si Carles Puigdemont convocara elecciones bajo el régimen de la ley orgánica del régimen electoral general (LOREG) y sin declaración de independencia habría que echar el freno. Además, consideran que algunas de las medidas aprobadas el pasado sábado en Consejo de Ministros extraordinario resultan excesivas -pese a que el PSOE avaló de forma genérica el ‘pack’ remitido al Senado– y en las próximas horas van a intentar enmendar los puntos que afectan al Parlament y a TV-3.

Fuentes socialistas confirmaron a este diario que intentarán suavizar ambas cuestiones antes de la aprobación definitiva del proyecto gubernamental por parte del Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta y por tanto potestad para que se dé vía libre a lo que estime conveniente. En todo caso el PSOE pretende “proteger y ampliar” el margen competencial que se deja a la Cámara legislativa catalana y, al tiempo, evitar el control de los medios públicos.

El texto que la Moncloa ha propuesto (y que efectivamente es enmendable) presenta un Parlament cuyo presidente no tendrá capacidad para presentar un candidato ni podrá impulsar un debate de investidura. Tampoco podrá celebrar debates vinculados a la independencia ni aprobar medidas que tengan que ver con la secesión, puesto que el Gobierno central podrá vetar lo que allí se apruebe fuera de los límites marcados en un plazo de 30 días.

Largo debate

Sobre los medios públicos, se propone que sea un mando designado por el Ejecutivo central quien tome el control para “garantizar la transmisión de una información veraz, objetiva y equilibrada, respetuosa con el pluralismo político, social y cultural y también con el equilibrio territorial, así como el conocimiento y respeto de los valores y principios contenidos en la Constitución”. Para el PSOE esto resulta excesivo e innecesario.

Estos asuntos ya habían sido ‘puntos calientes’ en las reuniones matenidas en la Moncloa por las delegaciones populares y socialistas para acordar los ejes del despliegue del 155. Y lo fueron hasta el última día, según confirman fuentes conocedoras de esos encuentros. La falta de consenso absoluto no impidió que el PSOE le diera apoyo al paquete de medidas que resultó aprobado el sábado, a sabiendas de que quedaba la vía de enmiendas en el Senado para intentar marcar las diferencias que hubiera con los conservadores.

Control en el Congreso

La puesta en marcha de este polémico artículo constitucional fue objeto de debate este miércoles en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso. Allí, el presidente Mariano Rajoy insistió en que es “la única respuesta posible” ante la coyuntura que ha creado Puigdemont en Catalunya. “La respuesta del Gobierno es la única posible ante la posición de las instituciones catalanas. Cumplo con mi obligación y lo hago ante el desprecio a nuestras leyes, a la Constitución y a los millones de ciudadanos de Catalunya que ven que su Gobierno ha liquidado la ley”, remachó, informa Iolanda Mármol.

El jefe del Ejecutivo se pronunció de esta forma a preguntas del diputado de ERC Joan Tardà, quien afeó a su interlocutor que rechace el diálogo que se le ofrece desde la Generalitat para de ese modo poder convertirse “en el presidente de Catalunya, castrar a su Parlament, dinamitar a sus adversarios y convocar elecciones cuando le interese”.

“Comité de sedición”

Precisamente sobre esas elecciones en Catalunya es sobre lo que quiso interrogar el jefe de CiudadanosAlbert Rivera, a Rajoy, pretendiendo que confirmara públicamente la fecha en que las piensa celebrar bajo el paraguas del 155. No le dio el gusto el presidente, que se limitó a confirmar que como el jefe de los naranjas él también las quería “lo antes posible”, pero una vez que se hubiera restablecido la legalidad. Rivera se conformó con la contestación, añadiendo que él no se fiaría de unos comicios organizados por el “comité de sedición” de Puigdemont y Oriol Junqueras, informa Patricia Martín.

Loading...