El PSOE se reactiva para no quedar atrapado en la cuestión catalana

“¡Catalunya lo tapa todo!”. Dirigentes del PSOE, tanto en Ferraz como en las comunidades autónomas donde gobiernan y en el resto de las federaciones socialistas, llevan muchos meses emitiendo este amargo lamento.

La situación de Catalunya mantiene paralizadas o a medio gas numerosas iniciativas ideadas por el “nuevo” PSOE de Pedro Sánchez desde que echó a andar hace seis meses, cuando el secretario general recuperó el cargo. La “ofensiva secesionista” catalana y sus consecuencias eclipsan proyectos o campañas desplegados por los socialistas para toda España. Las demandas y urgencias de los presidentes autonómicos del PSOE quedan casi siempre en segundo plano, sin más proyección que en sus propios territorios. Hasta la agenda parlamentaria del grupo socialista se ve difuminada, sin apenas impacto, ante la aceleración de los acontecimientos en Catalunya.

“El debate territorial no nos da votos”, advierten desde las federaciones socialistas

Y muchos piensan que ya basta. Nadie en el PSOE resta importancia a la gravedad de la que consideran la mayor crisis de Estado desde hace 40 años. Es más, Pedro Sánchez subraya que el PSOE es el único partido que tiene planteada una alternativa al proceso independentista catalán con su propuesta de reforma de la Constitución en clave federal. El líder del PSOE incluso arrancó a Mariano Rajoy el compromiso de abrir en el Congreso una subcomisión para debatir dicha reforma –por más que el presidente del Gobierno no muestre ningún entusiasmo–; según sus planes, el próximo mes de septiembre, una vez terminados los trabajos de la comisión territorial que el próximo miércoles arrancará con las primeras comparecencias de los tres padres vivos de la Carta Magna de 1978.

Pero aunque las incertidumbres en Catalunya aún parecen lejos de despejarse, el PSOE está empeñado en empezar este nuevo año abriendo el foco para no quedar atrapado en la cuestión catalana. Y el propio Sánchez es el primero: hoy mismo reúne a su ejecutiva en Ferraz para trazar el plan de acción y el próximo fin de semana protagonizará ya la primera de las “asambleas abiertas” con las que la cúpula del PSOE prevé dar de nuevo la vuelta a España. Así, Ferraz organizará actos en casi todas las capitales de provincia –cubriendo según sus planes casi 44.000 kilómetros– entre enero y febrero para debatir sobre el futuro de las pensiones. Una “cuestión prioritaria” para la dirección del PSOE, que afecta a 8 millones de personas y en pocos años ya a 14 millones. “Nuestro objetivo es priorizar la agenda socioeconómica, movilizar al partido y consolidar la alternativa política que representa el nuevo PSOE”, aseguró el secretario de organización, José Luis Ábalos.

Presidentes que optan a la reelección reclaman enterrar la apuesta por la plurinacionalidad

Además de las pensiones, quieren situar el foco en la precarización del empleo, los salarios justos, la renta mínima, la desigualdad, la transición energética, el cambio climático y la sequía, la violencia de género… Una agenda que aseguran que es la que realmente preocupa a la ciudadanía y que está eclipsada.

Este 2018 es el año en el que el PSOE quiere preparar el nuevo ciclo electoral que –salvo que Catalunya se cruce de nuevo en el camino– arrancará en mayo del 2019 con las elecciones municipales y autonómicas. Dirigentes socialistas constatan que “el debate territorial no nos da votos”. Más bien al contrario, y quieren por ello volver a situar el debate en el eje izquierda-derecha. Además, las elecciones catalanas del 21-D demostraron, según algunos dirigentes territoriales, que la apuesta de Sánchez por la plurinacionalidad apenas dio réditos electorales al PSC, mientras que les puede suponer una sangría de votos en el resto de España.

Algunos presidentes autonómicos que se enfrentan a la reelección quieren por ello priorizar sus urgencias y las demandas de sus respectivos electorados, y no seguir atrapados en Catalunya. “¡Aquí nos la jugamos todos!”, advierten.

El nuevo baile de candidatos

Además de volver a calentar los motores para las elecciones municipales y autonómicas del año que viene, el PSOE afrontará en este 2018 de nuevo el baile de candidatos para dichos comicios. Los actuales presidentes autonómicos socialistas –salvo el asturiano Javier Fernández– se presentarán a la reelección. Pero se reabrirán algunos debates internos pendientes o no siempre bien resueltos desde hace años en el PSOE. Por ejemplo, el de las candidaturas para el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Sánchez sigue contando con el que fue su gran apuesta para las autonómicas del 2015, el exministro Ángel Gabilondo. Mucho se está especulando ya, tanto en Ferraz como en la federación madrileña que ahora dirige José Manuel Franco, sobre si Gabilondo debería optar de nuevo a la presidencia de la Comunidad o a la alcaldía de Madrid. El equipo de Gabilondo asegura que aún no hay nada resuelto. Pero advierte que en primer lugar habrá que contar con la opinión del propio Gabilondo. Y después, si optase a algo, contar con el apoyo de la militancia en las primarias.

Loading...