Inicio Destacadas El retraso en las PCR indica que el control toca techo ante...

El retraso en las PCR indica que el control toca techo ante tantos contagios

En los últimos días han aumentado en Catalunya las quejas por retrasos en la realización y entrega de resultados de las pruebas PCR para detectar el coronavirus. El remate ha sido el colapso del laboratorio del hospital de Vall d’Hebron, que tarda entre 8 y 10 días en dar resultados, en lugar del máximo fijado de 24 o 48 horas. Esta situación muestra que el sistema de control y rastreo de casos ha tocado techo ante el aumento de contagios. “Si no baja la incidencia, ya no se puede hacer seguimiento de todos los casos”, avisa Daniel López Codina, del equipo Biocomsc de la Universitat Politècnica, que monitoriza la epidemia.

El laboratorio de Vall d’Hebron es uno de los grandes centros que procesan más PCR. Analiza todas las de los centros de atención primaria (CAP) del Institut Català de la Salut en Barcelona, las del hospital y otras. La semana pasada, el número de muestras que recibió rebasó ampliamente su capacidad y causó una acumulación. Si se acumulan PCR durante la semana, la instalación se pone al día el fin de semana, pues trabaja las 24 horas los siete días, pero esta vez no ha bastado y necesitará este fin de semana también, explicó ayer Tomàs Pumarola, jefe de Microbiología del hospital, quien admitió que la capacidad de su laboratorio ha tocado techo.

Un gran volumen

Catalunya hizo en una semana 225.000 pruebas, la mayor cifra de toda España

Analiza 4.000 PCR al día, de las 30.000 que se hacen. La semana pasada, le llegaron 6.000 o 7.000 muestras al día y un día, 11.000. Hay que pensar que este laboratorio hace ahora tantas PCR en dos días como otros años durante los cuatro meses de la campaña de la gripe (8.000), señaló Pumarola.

Contribuyó a la acumulación de muestras que Vall d’Hebron hizo pruebas a todo el personal del hospital: 7.600 PCR. A algunos pacientes, en sus CAP les dijeron que se había averiado una máquina o que se habían perdido muestras. Pumarola afirma que no se pierden muestras y que tienen ocho máquinas y es usual que una u otra falle, pero no suele tener grandes efectos. Pero sí ha reducido la capacidad de análisis el retraso de dos empresas en los suministros de material.

El laboratorio ha destinado más personal, espera máquinas nuevas, ha derivado PCR a otros centros y prevé aumentar su capacidad con el sistema de“pooling “en que procesa las muestras de ocho en ocho. Si un grupo sale positivo, se analizan esas muestras una a una.

Todos los laboratorios están al límite y las quejas crecen. Un centenar de alumnos de un instituto de Montcada i Reixac esperan desde hace 10 días los resultados. Un colegio de Cornellà tiene una clase en una cuarentena, que acabaría mañana, pero aún no les han hecho las PCR. Esperan que sea hoy. O la alcaldesa de Esplugues, que ha pedido que se refuercen los CAP porque hay pacientes que esperan una semana para hacerse el test.

López Codina señala que el aumento de contagios, más los cribados en municipios, escuelas o residencias multiplican los positivos y contactos y ya es muy difícil hacer el seguimiento. Las dificultades empezaron al pasar los contagios de 1.000 al día ,y ahora son 5.000. “Esto también pasa en otros países, o bajamos la incidencia o el control no es viable”, dice este analista.

¿El sistema se dotó de forma insuficiente? El Departament de Salut ha sido acusado de ello y de empezar tarde. Ha ido contratando más rastreadores y aún intenta incorporar más, pero el coordinador Covid, Jacobo Mendioroz, admitió el miércoles que el volumen de casos hace “casi insostenible” el seguimiento. Pumarola cree que hay que mantener el ritmo de pruebas para cortar las cadenas de contagios.

La semana pasada se hicieron 224.553 PCR y 12.393 tests de antígenos (TA o pruebas rápidas). Mientras los contagios no bajen, puede dar margen que los CAP hagan TA en lugar de PCR a todo positivo y sus contactos, pero acaban de empezar a hacerlo Y estos tests no detectan tan bien los positivos asintomáticos. Catalunya es ahora la comunidad que hace un mayor número de pruebas.

¿La sanidad española está preparada para atender la gripe y la Covid?