El Rey Juan Carlos está molesto por su ausencia en el acto del Congreso

El rey Juan Carlos ha sido el gran ausente hoy del acto celebrado en el Congreso de los Diputados para celebrar el 40º aniversario de las primeras elecciones democráticas en el que se ha rendido homenaje a los protagonistas de la transición. Una situación que, por primera vez, ha provocado que el anterior jefe del Estado haya hecho saber a personas próximas su malestar por no haber sido convocado. Tanto el rey Felipe como la presidenta del Congreso, Ana Pastor, han mencionado expresamente al anterior jefe de Estado y su papel determinante en el proceso que acabó con la convocatoria electoral del 15 de junio de 1977.

La justificación oficial de la ausencia del anterior rey se argumenta en una decisión propia, adoptada después de su abdicación, de no participar en las sesiones solemnes de las Cortes en las que interviniera el actual Rey. De esta forma, sostuvo entonces el rey Juan Carlos, se evitaba que en la sede de la soberanía popular coincidieran ambos monarcas, una anomalía institucional que el rey emérito trataba de evitar en jornadas solemnes como la apertura de legislatura. Por esa razón, el primer diseño del acto conmemorativo del 15-J se planteó celebrar en el Salón de los Pasos Perdidos y no en el hemiciclo pero el propio Congreso decidió enfatizar la conmemoración pasando el acto al salón de sesiones. En cualquier caso, al tratarse de un acto excepcional y de homenaje a los protagonistas de la transición, el rey Juan Carlos entendió que, en esta ocasión, sí podía acudir. Además, consideraba que su ausencia difícilmente podría entenderse.

A la sesión de esta mañana, han asistido, diputados y senadores elegidos el 15 de junio de 1977 y en el palco de invitados se han situado los hijos de Adolfo Suárez, de Santiago Carrillo, de Marcelino Camacho, de Torcuato Fernández Miranda; los nietos de la Pasionaria y de Manuel Fraga, así como la viuda de Leopoldo Calvo-Sotelo, en representación de los protagonistas de la transición ya fallecidos. El principal protagonista vivo, el rey Juan Carlos, no ha acudido y su ausencia no solo no ha pasado desapercibida sino que ha provocado su primera reacción de incomodad ante la indefinición de su papel institucional.

Loading...