El Supremo mantiene en prisión a Junqueras, Forn y los Jordis para evitar más “violencia”

Tardá acusa al Estado de venganza al mantener en la cárcel a Junqueras, Forn y los Jordis
Los exconsellers dirigiéndose a la Audiencia Nacional.

El juez del Tribunal Supremo (TS) Pablo Llarena decidió este lunes mantener en prisión al exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras; el ‘exconseller’ de Interior Joaquim Forn; el exlíder de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y candidato de JxCat al 21-DJordi Sànchez, y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, para evitar que se reproduzcan episodios de “violencia” en Catalunya. A los otros seis ‘exconsellers’, el juez les permitió salir de prisión con fianzas de 100.000 euros, y ahora deberán comparecer semanalmente y entregar su pasaporte antes de las dos de la tarde de este martes.

Auto con la decisión del juez Supremo sobre Oriol Junqueras y los siete exconsellers encarcelados

Auto con la decisión del juez Supremo sobre Oriol Junqueras y los siete ‘exconsellers’ encarcelados

El magistrado no aprecia riesgo de fuga, al igual que ocurrió con la Mesa del Parlament. Así resta trascendencia a la huida a Bélgica protagonizada por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, y tiene en cuenta el arraigo que todos tienen en Catalunya e incluso que la mayoría concurrirá a las elecciones del 21-D.

Pero sí aprecia riesgo de reiteración delictiva en los cuatro que seguirán presos. Considera a Junqueras, Sànchez y Cuixart miembros del “comité estratégico”, descrito en el documento ‘Enfocats’, en el que se afirma que para lograr la proclamación de una república catalana era fundamental la movilización ciudadana, “categorizando a los catalanes según su posicionamiento ideológico”. Esa supuesta hoja de ruta independentista, que recogía la estrategia desde el 2015 a la declaración de independencia, fue intervenida en el domicilio de Josep Maria Jové,segundo de Junqueras en Economia.

Según Llarena, “la aportación al delito” de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y el resto de la Mesa “se limitó a desatender cuantas decisiones judiciales se habían dictado” y no a conductas “violentas”. Pero en la actuación de los ‘exconsellers’ y los Jordis existe una “lesividad” que obliga a extremar las medidas para evitar la reiteración. 

El juez llega incluso a afirmar que “sus aportaciones están directamente vinculadas a una explosión violenta que, de reiterarse, no deja margen de corrección o de satisfacción a quienes se vean alcanzados por ella”. A Forn le atribuye haber sido responsable de “las fuerzas de orden público” que “favorecieron o no desplegaron ninguna actuación” que pusiera término a “los actos violentos”. 

El “asedio” a la comisión judicial

Ahí cita el “asedio” sufrido el 20 y 21 de septiembre por la comisión judicial enviada por el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona. El auto señala que, aunque “la mayor parte de los ciudadanos reunidos iban a actuar únicamente impulsados por su convencimiento ideológico y que estarían firmemente comprometidos con evitar cualquier tipo de agresión o violencia, se iban a infiltrar necesariamente numerosos comportamientos agresivos”.  

Ese riesgo de reiteración “impone un mayor grado de rigor y cautela, a la hora de conjugar el derecho a la libertad de los investigados y el derecho de la comunidad de poder desarrollar su actividad cotidiana en un contexto despojado de cualquier riesgo previsible de soportar comportamientos que lesionen de manera irreparable, no solo la convivencia social o familiar, el libre desarrollo económico y laboral, sino también la propia integridad física”, señala la resolución. Según el magistrado, ese peligro no se conjura con la formal afirmación de que abandonan su estrategia de actuación, “sino que exige constatar que la posibilidad de nuevos ataques haya efectivamente desaparecido, o que paulatinamente se vaya confirmando que el cambio de voluntad es verdadero y real”. 

Sitúa en la violencia necesaria para que haya rebelión el corte de carreteras, la concentración que impidió el registro de Unipost y la constitución de “murallas humanas en los centros de votación, haciendo en ocasiones recular a los cuerpos policiales, apedreando sus vehículos o forzando a los agentes a emplear una fuerza que hubiera sido innecesaria de otro modo”. Todas las defensas y Vox recurrirán la resolución.

Declaraciones  

La decisión del magistrado llega después de que los ‘exconsellers’ y los Jordis defendieran la revisión de la prisión preventiva que la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela les impuso. En su comparecencia, según el auto, los investigados manifestaron que, “aunque sean fieles a su aspiración de que Catalunya se constituya en una república independiente, reinterpretándose o modificándose para ello el actual texto constitucional, su empeño político solo puede alcanzarse a través de una negociación con el Estado, proclamando que les resulta obligado modificar anteriores estrategias, y expresando que sus futuros instrumentos de actuación quedarán limitados a mecanismos pacíficos y respetuosos con el orden legal”.

Loading...