Inicio Destacadas El TSJC ordena a la Generalidad a vacunar “sin excusas” a policías...

El TSJC ordena a la Generalidad a vacunar “sin excusas” a policías y guardias civiles

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha estimado la medida cautelar solicitada por un sindicato y una asociación profesional de Policía Nacional y Guardia Civil y, por tanto, ordena a la Generalidad que «sin excusa alguna» garantice «de inmediato y sin dilaciones» la vacunación de los agentes de los cuerpos de Seguridad del Estado.

El tribunal da diez días al Departamento de Salud para que iguale la proporción de vacunación de agentes de Guardia Civil y Policía Nacional con la del resto de cuerpos en los que sí se ha aplicado el plan de vacunación, le exige un informe de cumplimiento dos días después de expirado dicho plazo de 10 días y le impone las costas procesales.

Los sindicatos presentaron inicialmente unas medidas cautelarísimas que fueron desestimadas. El Tribunal dio traslado a la Generalidad para que pudiera alegar, convirtiéndose así el trámite en medidas cauterales por posible vulneración de derechos fundamentales.

La semana pasada, el Gobierno anunció que se encargaría de asumir la vacunación de los agentes en Cataluña. Este anuncio llegó después de que la Confederación Española de Policía (CEP) y la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) instalara al ministro del Policía Territorial, Miquel Iceta, a que traslade a la Generalidad la «grave anomalía» que sufren los agentes con la vacunación.

Los sindicatos de Policía y asociaciones de guardias civiles llevan semanas denunciando que la Generalidad ha dejado atrás a los agentes de estos cuerpos en la campaña de vacunación en la que han inyectado las primeras dosis solo a 1.200 de los más de 7.300 de esa comunidad, mientras que los efectivos de los Mossos d’Esquadra «han sido vacunados en un porcentaje significativamente superior cuando no en su totalidad».

Según los sindicatos, en el resto de España se ha inoculado esa primera dosis a más del 76% de los agentes, mientras que en Cataluña apenas es del 15% a pesar de que la estrategia de vacunación les dio prioridad como personal esencial.