El turismo más rentable aparca a Barcelona de sus rutas

30

Es el turismo menos visible cuando el sector marcha bien, pero el que un vacío más grande genera cuando desaparece. El viajero de nivel medio-alto y alto es el que en los tres últimos meses ha dado más la espalda a Barcelona, ante la imagen de conflicto que involuntariamente se ha proyectado al mundo. Un turista que -por mucho que adore la capital catalana- prefiere elegir de momento otros destinos y cuya ausencia es la responsable de que la caída de ingresos foráneos en la ciudad sea muy superior al ligero descenso de viajeros al que apuntan las estadísticas.

La voz de muchos trabajadores del sector en las redes sociales tras el balance municipal y del Govern del pasado miércoles sobre los resultados turísticos del 2017 fue contundente: “¿Quién hace las estadísticas? Los hoteles de la Diagonal están desiertos”, decía un recepcionista. Un restaurador, entre otros muchos, agregaba que en el centro las cosas estaban feas. Y otro apuntaba directo a la yugular: “Es que los que han dejado de venir son los que dejaban dinero, están llegando turistas que eligen el destino en función de las ofertas, del gasto mínimo”.

“La desaparición del turista de poder adquisitivo ha sido terrorífica. Es un cliente que ahora no tiene prisa por venir a Barcelona”

Juan Carlos Iglesias

Empresario de restauración

Es una diagnosis simple pero en la que coinciden las decenas de operadores sondeados por EL PERIÓDICO, quienes insisten en la necesidad de promocionar la ciudad lo antes posible. El Gremi d’Hotels de Barcelona pospuso esta misma semana su balance de resultados de los últimos meses, vista la disparidad de datos que ya cruzaban distintas instituciones. El ayuntamiento aludió al INE para cifrar en un 5,3% el descenso de noviembre (algo inferior en octubre) y por determinar aún en diciembre. La trayectoria de récord que acumulaba Barcelona hasta el verano hizo que el balance anual aún fuese positivo (3,2%), aunque la gran pregunta es qué pasará este año, con el ritmo de reservas totalmente ralentizado. La Organización Mundial del Turismo, en cambio, cifró la caída en Catalunya tras el 1-O en un 20%. 

El concejal de Turismo, Agustí Colom, apuntó que la previsión es ir volviendo a la normalidad hacia el verano, aunque obviamente esto dependerá de la estabilidad política que se alcance en Catalunya

Tras las cifras

Pero la realidad que no traslucen las cifras oficiales es que la ciudad vive dos realidades turísticas. Una es la de la afluencia de viajeros, que según esos datos del INE y los del aeropuerto y puerto reflejan que el sector se ha resentido mínimamente. La otra es cualitativa y afecta al tipo de turismo y su gasto. Este sí se ha desplomado porque el turista con cierto poder adquisitivo y que puede elegir dónde ir prefiere “más garantías”. Primero, por la sensación de inseguridad que se transmitió durante las cargas policiales y enfrentamientos, después por la percepción de potenciales problemas (manifestaciones, cortes de trenes, complicaciones en la movilidad…) que afectan a la estancia de un viajero, según las muchas fuentes consultadas.

“El último trimestre ha sido muy malo y para atraer clientes ha habido que bajar precios”

Enrique Alcántara

Patronal Apartur de pisos turísticos

Estas circunstancias son importantes para el viajero de más poder adquisitivo y para los grupos de incentivos y convenciones de pequeña escala. Mientras que los congresos y convenciones más grandes se contratan con mucha antelación y son difícilmente cancelables, los incentivos contratados directamente con hoteles especializados en grupos y convenciones son los que más están sufriendo, cancelaciones y caída de nueva demanda. Y con ellos caen en cadena restaurantes, servicios de transporte, excursiones y compras, sobre todo de lujo.

La queja de los afectados

“A Barcelona está llegando turismo de precio chollo y nos consta que las empresas organizadoras de convenciones evitan la ciudad en sus reservas de este año”, explica el empresario de la restauración Juan Carlos Iglesias (Rías de Galicia, Tickets -con los hermanos Adrià-, Bellavista del Jardín del Norte…). Es rotundo al afirmar que “la desaparición del cliente de poder adquisitivo alto ha sido terrorífica”. Cifra en un 40-50% el bajón de clientes extranjeros, que en el caso de Tickets han podido compensar con barceloneses (habitualmente hay lista de espera). En otros casos locales el balance se puede saldar con un 30 o 40% menos de comensales, algo que durante las fiestas han capeado con cierta mejora del gasto medio entre los clientes locales y un buen año hasta otoño.

En un establecimiento donde el turista supone un 70% de comensales como es el emblemático Torre de Alta Mar (con precio medio de 80 euros) hacen el mismo resumen. Tras un crecimiento continuado, ha irrumpido una bajada del 20%. El chef y empresario Óscar Manresa detalla que en una cuarta parte su cliente procede de los grupos de convenciones  premium e inventivos “que ya no vienen”. “Muchísima gente vive del turismo y ahora es necesario que las instituciones trabajen para recuperarlo”, remata. 

En pleno Gòtic, y aunque cenar en el Pla cuesta algo menos (unos 45-50 euros), Jaume Pla certifica la “crisis evidente del sector” entre los viajeros más generosos, con un batacazo del 40% en los últimos meses en sus mesas por las diversas circunstancias acumuladas en Barcelona. “Hemos tenido que ajustar personal”, lamenta.  

Plantas vacías 

Directores de restaurantes de gran tirón turístico llevan semanas haciendo llamadas a hoteles de cuatro y cinco estrellas pidiendo -entre colegas- que les envíen turistas. Pero es imposible, les dicen, porque tienen la mayoría de sus habitaciones vacías. Mientras que hasta la categoría de tres estrellas la bajada de la facturación ronda el 10% en los hoteles céntricos, en los alojamientos de más estrellas llega incluso al 50%. Hay grandes hoteles con plantas enteras vacías, y donde no se ha renovado a nadie que finalizaba contratos temporales. Ninguna temporada baja ha sido tan baja en años.

“En el sector del lujo y de convenciones el panorama está peor que mal, no solo por ahora, sino por lo que no va a venir”

Manuel Sánchez de Gràcia

Elegance Limousines

La patronal no quiere avanzar datos ni medias hasta su próxima rueda de prensa, pero distintos hoteles de cinco estrellas consultados han vivido con una ocupación de incluso solo el 7% en los últimos meses. Hoteles de 300 habitaciones con apenas 20 reservadas, o establecimientos boutique de una veintena de habitaciones con una sola ocupada han sido realidades repetidas, aunque piden que no se cite su nombre. Los ingresos han caído del 30 al 40% frecuentemente, aunque nadie lo quiera decir públicamente.

Entre los muchos damnificados hay variados ejemplos. Jordi Leno, fundador de Barcelona Selecta, que presta servicios comerciales para empresas del sector turísticos ha constatado la caída a la mitad de los servicios prestados, ante el éxodo de turistas con alto presupuesto -donde ejerce de prescriptor- para cultura, ocio y gastronomía. También establecimientos de lujo del paseo de Gràcia han notado el aguijonazo, algo mitigado en Navidad.

En el turístico Tablao Flamenco Cordobés, con 47 años de trayectoria y mucha estadística, sumaban muchos años como una bala (hasta cinco actuaciones diarias en verano, con llenos), y ahora encandenan tres meses con descensos del 20 al 15%, además de un enero “catastrófico”, más allá de la temporada baja. Apuntan que los mercados estadounidenses y asiáticos han sido los más afectados. No han tocado aún la plantilla, en la esperanza de que sea “coyuntural”. 

Cancelaciones combatidas con promoción entre los prescriptores

Los hoteleros ya anunciaron en noviembre una campaña de promoción de la ciudad muy personalizada entre prescriptores de los congresos y convenciones, del turismo vacacional, de tendencias… y en la misma línea el ayuntamiento apuesta por tranquilizar a los operadores transmitiendo seguridad en las citas que se han celebrado en Barcelona después del 1-O y con cartas personalizadas. Pero quienes trabajan a pie del cañón con grupos hablan de anulaciones. Tanto hoteles que quieren permanecer en el anonimato por política de sus grupos, como otros actores. Como Manuel Sánchez de Gràcia, fundador de Elegance Limousines, una de las empresas más potentes del transporte privado en la ciudad, con 27 Mercedes y minivans, convencidos del pinchazo del turismo de lujo, convenciones y congresos reflejado en su sector. “Ha habido cancelaciones de grupos de 900, 450, 100 personas…”, y explica que un congreso para 800 que ahora se celebrará en Madrid estaba previsto en Barcelona y que muchos compañeros tienen el vehículo en el garaje.

En Apartur, la patronal de los pisos de uso turístico, han sufrido de un 10 a un 15% de caída de ingresos, ya que para combatir el bajón de demanda han lanzado precios bajos tras un último trimestre muy malo que les lleva a pedir promoción para recuperar al turista de calidad y negocios.

En Atrapalo, no obstante, mantienen que Barcelona se mantendrá como uno de los destinos más potentes este año. Está por ver con qué perfil de turista.