En la mitad de los 99 colegios que los Mossos «cerraron» se pudo votar

La actuación de los Mossos el 1 de octubre se plasmó en un dispositivo «ineficaz» para el cumplimiento del mandato judicial impartido por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Desde la Prefectura de los Mossos d’Esquadra (PG-ME) se hizo una «utilización política» que además ha quedado demostrada tras los comunicados emitidos por los principales sindicatos de dicha policía autonómica.

Según fuentes policiales, resulta evidente que dicha actuación fue previamente acordada por los organizadores del referéndum y la cúpula de los Mossos con el fin de que dicha policía autonómica pudiera «maquillar» ante jueces y fiscales un determinado número de actuaciones y que los organizadores del referéndum «pudieran incumplir las leyes y el Estado de Derecho» con total impunidad.

El comunicado emitido por los Mossos informando de que habían detenido la votación en 99 centros y en el que destacan que se habían incautado de más de 400 urnas en 141 centros no concuerda con los datos reales. De hecho, los Mossos afirman que en 149 centros se impidió la votación ya sea porque se detuvo la actividad de la misma o porque se incautaron urnas antes de la hora prevista del cierre de los locales. Entonces, ¿a qué se refieren con que se detuvo la actividad de 99 centros de votación?

Si se analizan esos 99 centros, teniendo en cuenta el censo de anteriores elecciones, se comprueba que sólo tres de ellos son de más de 4.500 censados; 79 son centros de menos de 1.500, ocho tienen de 2.500 a 4.500 y siete de 1.500 a 2.500. Dos de ellos ni siquiera figuran en los listados de locales que la Generalitat introdujo en las aplicaciones informáticas que habilitó para que los ciudadanos supieran dónde podían votar. Por tanto, el censo previsto para los 97 centros suma solamente 93.905 y son centros ubicados en poblaciones pequeñas o bien no vinculadas al movimiento AMI u otras organizaciones afines al movimiento independentista.

De todos estos centros, la Generalitat publicó un número de votos a favor del «sí» que, en algunos de ellos, los «síes» son superior al propio censo electoral. Un dato llamativo, ya que 50 de los 99 centros de votación relacionados por la PG-ME corresponden a localidades con un único centro de votación, pero a pesar de que dicen que pararon la votación y por tanto no debería haber recuento, la Generalitat dio como dato oficial que sí existió recuento de votos. Es más, de esos 50 centros, hay 41 en los que la Generalitat ha contabilizado más «síes» que personas figuraban censadas. Incluso, hay 3 localidades con dos centros de votación en los que la Prefectura General de los Mossos afirmaba haber intervenido en los dos centros de votación y que la Generalitat aseguraba en sus resultados oficiales que sí se contabilizaron «síes».

Por tanto, o se cerró el centro de votación, o se incautó sólo una parte del material y el resto se dejó para que continuara o no se actuó hasta que acabara la votación y una vez realizado el recuento, se incautó el material. Esto evidenciaría que «en ningún caso se impidió que se contabilizara por parte de los organizadores del referéndum los votos a favor del «sí».

Loading...