Puigdemont, la CUP y ERC preparan un nuevo escenario de enfrentamiento social en Cataluña

Una de las concentraciones para acosar a los agentes en Cataluña.
Una de las concentraciones para acosar a los agentes en Cataluña.

Fuentes cercanas al presidente Carles Puigdemont, aseguran que en la reunión celebrada en el palacio de la Generalitat ayer miércoles se pactó un nuevo escenario de enfrentamiento social en toda Cataluña perfectamente calculado con la CUP, ERC, ANC y Òmnium Cultural. Se trataría de una batería de acciones relacionada con cortes de carreteras, escraches a políticos, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y ciudadanos que abiertamente muestren preferencias constitucionalistas.

Carles Puigdemont está calentando el ambiente difundiendo la idea de que España es un Estado opresor cuyo Gobierno es el heredero del franquismo. En este sentido, el presidente rebelde ha manifestado reiteradamente que la puesta en marcha del 155 por parte de Rajoy es “el peor ataque a las instituciones democráticas de Cataluña desde los tiempos de Franco”.

Desde el “España no nos quiere” pasando por el “España nos roba” hasta el actual “España nos pega”

El Govern intensificará su juego de provocaciones y buscará la confrontación permanente. Especialistas en comunicación próximos a círculos secesionistas han confesado a Noticiero Universal que: “Si en los años 90 fue Espanya no ens estima (“España no nos quiere”), en los años 2.000 fue Espanya ens roba (“España nos roba”) ahora se trata de difundir Espanya ens pega (“Espanya ens pega”).

Así las cosas, ANC y Òmnium serían las entidades agitadoras encargadas de provocar al Estado y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para que reaccionen de forma violenta y poder demostrarse a ellos mismos y al mundo que Cataluña es víctima de un Estado opresor y brutal frente a los “catalanes pacíficos y pacifistas”.

Enfrentamiento para justificar el victimismo

Su estrategia pasa por alargar el conflicto para atraer la atención internacional y, en última instancia, ganar por goleada las próximas elecciones. Lo malo es que, entretanto, la larga lista de empresas que emprenden el camino de salida de Cataluña se agigantará y eso, lógicamente, provoca pobreza y paro.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemontse encuentra firmemente determinado a declarar la independencia el próximo viernes 27 de octubre durante una sesión plenaria en el Parlament. Sin embargo, no todos sus ‘consellers’ se encuentran tan interesados y entusiasmados en esta senda de declararse en rebeldía, según apuntan fuentes cercanas a la Generalitat.

Los más reticentes son el ‘conseller’ de Empresa i Coneixement, Santi Vila, que podría dimitir en las próximas horas, y la ‘consellera’ de Governació, Meritxell Borràs. 

Loading...