ERC y PdeCAT acuerdan aprovechar la debilidad del Gobierno y profundizar en el procés

234
Puigdemont y Rovira en Bruselas

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, han cerrado un acuerdo para iniciar la legislatura surgida de las elecciones del 21 de diciembre para constituir la Mesa del Parlament y reinvestir al depuesto Puigdemont como presidente de la Generalitat, por lo que se estudiará la posibilidad de hacerlo de forma delegada o por internet, concretamente, por Skype.

ERC y JuntsxCat aún no han cerrado la manera de investirle y tiene margen para pactarlo hasta principios del mes que viene, cuando está previsto el primer pleno de investidura.

Por otro lado, los dos dirigentes nacionalistas han coincidido en que, pese a los encarcelamientos de Junqueras y los Jordis, el Estado español deja entrever su debilidad. Tanto Puigdemont como Rovira han acordado intensificar las acciones en favor de la república catalana pero con un discurso ambiguo dirigido a la justicia española que les permita sortear la prisión o posibles sanciones.

Según fuentes de ERC y Junts per Catalunya, la debilidad del Gobierno Rajoy permitirá seguir “profundizando en el procés”.

Este primer acuerdo se cerró anoche durante una cena entre Puigdemont y Rovira en Bruselas, una semana antes del pleno de constitución del Parlament, justo el mismo día en que el expresidente de la Generalitat Artur Mas anunciaba su dimisión como presidente del PDeCAT, partido de Puigdemont.

Mesa con mayoría independentista

En el encuentro en la capital belga ambos pactaron tanto la investidura de Puigdemont como constituir una Mesa del Parlament con mayoría independentista. Ambos acordaron iniciar la legislatura y votar una Mesa del Parlament con mayoría independentista, con cuatro miembros repartidos a partes iguales entre JxCat y ERC (que se queda con la Presidencia), lo que significaría que los comunes quedarían fuera del órgano.

¿Investidura online?

El pacto también incluye la investidura de Puigdemont como presidente de la Generalitat, pero aún no está cerrada qué vía se usará para elegir al candidato si no está presente, ya que su intención es regresar a España, donde le espera una orden de detención, una vez que haya sido investido.

JxCat plantea una investidura telemática, que se podría hacer vía Skype, o bien delegar en otro diputado presente en el pleno la lectura del discurso de Puigdemont. Fuentes de ERC han indicado a Efe y Europa Press que estudiarán con sus servicios jurídicos la viabilidad de estas propuestas.

El mismo martes ERC pidió dejar en manos de los letrados del Parlament decidir sobre cuestiones “técnico-jurídicas” que suscita la posible investidura a distancia de Puigdemont, como si debe presentar in situ su programa de gobierno, y fuentes parlamentarias explicaron a Europa Press que tienen previsto abordar la cuestión próximamente, ya que el reglamento de la Cámara no lo explicita.

Otra incógnita es cómo se garantizaría que los diputados electos que permanezcan en Bruselas o en prisión y que no renuncien al acta puedan votar. En todo caso, queda descartada la opción de que la mayoría independentista bloquee el pleno de constitución del Parlament no asistiendo para provocar que no haya quórum, por lo que está asegurado que la legislatura se iniciará.

La CUP: “Votaremos a un presidente republicano”

La diputada electa de la CUP Natàlia Sànchez ha considerado positivo el acuerdo para desencallar la investidura y la constitución de la Mesa del Parlament, y ha asegurado que su formación votará a “un presidente republicano”.

“Los cuatro diputados no impedirán la investidura de un Govern republicano”, ha asegurado en una entrevista con Catalunya Ràdio recogidas, aunque ha pedido concreción sobre qué piensan hacer JuntsxCat y ERC en esta legislatura. “Si es para construir República y ampliar derechos sociales, adelante”, pero ha insistido en que Puigdemont debe concretar cuál será su estrategia.

De “ridículo” a “escándalo”

El secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, ha instado a Puigdemont a dar “un paso al lado” como ha hecho Artur Mas y advierte de que los socialistas se opondrán “por todos los medios” a una investidura telemática, porque “Cataluña no merece un presidente por Skype, sino que merece un presidente que resida en Cataluña y haga frente a sus responsabilidades desde la Generalitat. Es un principio de sentido común en todos los países. Todo el que quiera gobernar un país debe residir en el país que pretende gobernar”, ha afirmado.”.

Illa ha calificado de “muy negativo” dicho acuerdo, ya que “parece implicar una investidura telemática que, a nuestro parecer, no es posible”. Illa ha lanzado un aviso a Puigdemont, aludiendo a las palabras de ayer del expresidente catalán Artur Mas cuando anunció su dimisión como presidente del PDeCAT. “El mensaje de Mas cuando dimitió es claro. Dice que cuando hay procedimientos judiciales que afectan a tu actuación, lo mejor que puedes hacer es dar un paso al lado. Es un mensaje claro, a todo el mundo, también a Puigdemont”, ha sugerido.

Por otro lado, a pesar de desconocer los términos concretos acordados por Puigdemont y Rovira, Illa ha reclamado que la Mesa del Parlament tenga “un rol institucional, que no sea sectaria, que represente a todas las sensibilidades, que actúe para garantizar el buen funcionamiento del Parlament, que vele por respetar el pluralismo político y que no pisotee los derechos de los diputados”.

El portavoz de Economía de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Toni Roldán, ha afirmado hoy que el pacto de Carles Puigdemont con ERC “es lo vivido ya en el pasado” y coincide con el PSC en que “es inviable una Presidencia desde el extranjero con holograma del presidente”. En opinión del dirigente de Cs, “lo mejor en la vida es dar la cara, y eso es lo que tendría que hacer el señor Puigdemont”.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, por su parte, ha agregado que sería una “auténtica burla” a los catalanes y un “escándalo” que Puigdemont pretenda ser investido vía Skype y ha avisado que en ese caso los partidos constitucionalistas tendrán que tomar decisiones para “impedir por todos los medios” que se cometa una “nueva ilegalidad”, “retorciendo” para ello el reglamento del Parlament. Según fuentes de ERC, las declaraciones de los dirigentes del PP “no afecta al imparable proceso de independencia de Cataluña”.