España defenderá una reforma de la euroorden

El Gobierno español no solo considera “razonable e inteligente” la decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llanera de retirar las órdenes europeas de detención contra Carles Puigdemont y los miembros del Govern cesado que permanecen en Bélgica, sino que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, planteará el viernes, en la reunión de ministros europeos de Justicia, que se abra un debate en torno al funcionamiento de las euroordenes en el que se diagnostiquen “los problemas” que comporta y se busquen soluciones. “Algo no va bien”, ha declarado Catalá a un grupo de periodistas, comentando el caso del expresident catalán.

El titular de Justicia ha reconocido ante los periodistas, en el acto de la Constitución, que el sistema para detener y entregar a los tribunales españoles a Puigdemont y sus compañeros fugados “no ha funcionado”, porque a su juicio las órdenes de detención europeas no son ni “ágiles” ni eficaces”. “Si los delitos no coinciden literalmente te pueden decir que no. Esto es un ejemplo práctico de que el sistema no es tan eficaz”, ha afirmado Catalá.

La vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, por su parte, ha afirmado que “entiende” la decisión de Llarena para que todos los miembros del destituido Ejecutivo catalán “estén en igualdad de condiciones” ante la Justicia.

El posible golpe de efecto de Puigdemont

Los avatares del dirigente catalán en Bruselas han monopolizado bastantes conversaciones en la recepción que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha ofrecido a los invitados tras el acto oficial para celebrar los 39 años de la Carta Magna. La posible vuelta de Puigdemont a Catalunya no preocupa a Mariano Rajoy. “Que haga lo que quiera. Me trae sin cuidado”, le ha dicho a los periodistas cuando le han preguntado por ese posible golpe de efecto en plena campaña para el 21-D. “Todo el mundo, sea presidente o conserje, está sometido a las leyes”, ha añadido.

Loading...