Inicio Destacadas España no recuperará el PIB prepandemia hasta 2025 (FMI)

España no recuperará el PIB prepandemia hasta 2025 (FMI)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se muestra pesimista con respecto a la evolución de la economía española por la crisis del coronavirus y advierte de que si hay más rebrotes España no recuperará los niveles de riqueza prepandemia hasta el año 2025″.  El organismo internacional confirma que la segunda ola ha frenado la recuperación, pide más gasto público y no subir impuestos como el IVA o el del diesel.

En su publicación del informe anual completo de la economía española (artículo IV), el Fondo establece que en el peor de los casos el PIB español no volverá a alcanzar los niveles de 2019 hasta 2025, en el escenario base España se recuperaría a mediados de 2022.  

El FMI indica que «la paulatina relajación de las medidas de confinamiento dio un poco de vida a la actividad durante el verano, pero la gravedad de la segunda ola es preocupante» y recuerda los puntos débiles de España, la alta prevalencia de pymes, la importancia del turismo y el uso generalizado de los contratos temporales.

Sin remontada este año

Destaca que España experimentó la mayor contracción en el primer semestre (12,8 %) entre las principales economías avanzadas y no será capaz de remontar en la segunda mitad del año porque terminará el ejercicio con el mismo desplome del PIB.

De cara al futuro, si no hay nuevos confinamientos, tras la caída del PIB superior al 12 % de este año, la economía rebotaría un 7,2 % en 2021 y un 4,5 % en 2022.

El FMI apunta que la recuperación se basa en un fuerte repunte del consumo privado, que de caer casi un 15 % avanzaría el próximo año (9,1 %) y al siguiente (4,8 %).

El organismo con sede en Washington valora que las medidas de apoyo a la renta y la liquidez han frenado las consecuencias económicas del pandemia y la implantación de los expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE) ha sido «fundamental» para limitar el impacto en la tasa de paro que se situará este año y el que viene en el 16,8 % (en 2022 bajará al 15,7 %).

También destaca «un sustancial aumento de la inversión pública financiada principalmente por una utilización anticipada de los fondos del Mecanismo de recuperación y resiliencia de la UE». Eso sí, tilda de «optimistas» las previsiones del cuadro macroeconómico del Gobierno que prevé un rebote del PIB de 9,8 % en los presupuestos del año que viene.

Impacto en la deuda y el déficit

El escudo social del Gobierno para mitigar el impacto del coronavirus en los ciudadanos está pasando factura a las finanzas públicas. El FMI calcula que la deuda pública se disparará al 123 % del PIB en 2020. La reducción será muy discreta en los años siguientes, con un ratio del 121,3 % en 2021  y del 120,4% en 2022.

En cuanto al equilibrio presupuestario, el déficit superará el 14 % en este ejercicio  (14,1 %) y se mantendrá en niveles preocupantes en 2021 (7,5 %) y 2022 (5,8 %), según recoge el organismo internacional.

Frente a la crisis financiera mundial, el FMI considera que el sector bancario español, respaldado por medidas como los préstamos públicos o avales y la política monetaria acomodaticia del BCE «ha seguido apoyando la economía real con intermediación crediticia«, pero ha hecho hincapié en mantener la supervisión sobre la banca y continuar con unas políticas de dividendos prudentes.

Contrato único

Una de las propuestas más llamativas del FMI es la introducción de un modelo mixto que combinase un único tipo de contrato laboral con el establecimiento de un fondo individual para los trabajadores en caso de despido o como pensión complementaria, conocido como mochila austriaca.

El documento defiende que esta propuesta mixta contribuiría a reducir la dualidad existente entre la protección de los trabajadores fijos y los temporales ya que «tiene el potencial de reducir significativamente la segmentación del mercado laboral en España, sin aumentar el coste del despido para las empresas ni reducir la protección del empleo para los trabajadores», afirma 

Asimismo, el Fondo apunta que las políticas activas del mercado laboral deberían centrarse en mejorar la empleabilidad de los jóvenes y los desempleados de larga duración, mientras que la introducción de medidas para mejorar la formación y la educación, así como aumentar los incentivos para la movilidad laboral también podrían ayudar a que jóvenes y desempleados poco cualificados vuelvan al mercado laboral.

Apoyar a las empresas viables

El FMI ha pedido a España que concentre el apoyo fiscal cada vez más en grupos vulnerables y empresas viables, para facilitar la resignación de recursos hacia los sectores que están recuperándose y en expansión.

El organismo señala la necesidad de priorizar el apoyo de capital a las empresas con una estrategia viable para salir de la crisis. «Es urgente abordar las vulnerabilidades corporativas«, subraya el Fondo, que ha animado a reforzar el marco concursal y a ampliar la capacidad de los tribunales mercantiles.

Por otra parte, señala que la pandemia «ha exacerbado las disparidades socioeconómicas ya elevadas en España» y valora los esfuerzos para fortalecer la red de seguridad social con el ingreso mínimo vital (IMV).

Sin embargo, ve necesario fomentar una mayor formación y reciclaje de los trabajadores, mejorar las prestaciones por desempleo, abordar la dualidad del mercado laboral entre fijos y temporales, y propiciar la igualdad de género.