Inicio Destacadas España pierde un cuarto de sus jóvenes autónomos en la última década

España pierde un cuarto de sus jóvenes autónomos en la última década

El número de autónomos menores de 35 años se redujo un 26,5% en los últimos diez años, hasta representar tan solo el 14% del total, al mismo tiempo que se duplicó el colectivo de mayores de 65 años y aumentó en más de un 28% el de mayores de 55 años.

Según un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), el número de trabajadores por cuenta propia menores de 35 años pasó de 625.954 en diciembre de 2009 a 459.624 en diciembre del año pasado, lo que se traduce en una pérdida de autónomos en este tramo de edad de cerca de 166.000 personas.

Por su parte, los mayores de 55 años, que hace 10 años copaban el 22% del mercado con 697.381 personas, han alcanzando una representación en el colectivo de autónomos del 27%, cinco puntos más en una década.

Sin embargo, el colectivo que más ha crecido desde 2009, de forma paralela al proceso de envejecimiento de la población española, fue el de mayores de 65 años, que ha pasado de estar representado por 66.464 personas a las actuales 126.727 o, lo que es lo mismo, de copar el 2% del mercado a casi el 4%, incluso estando en edad de jubilación.
Más mujeres

No obstante, la evolución del colectivo de autónomos en la última década también está marcada por otros parámetros más positivos, como son el aumento de las mujeres autónomas, el incremento del número de trabajadores por cuenta propia empleadores y el número de asalariados contratados por estos autónomos.

Así, las mujeres que han decidido poner en marcha su propia actividad han aumentado en 116.447 en los últimos diez años, lo que supone un aumento del 11% frente a la caída de 6.000 hombres.

El general, el número de autónomos ha registrado un ascenso del 3,5% durante este periodo, con las mujeres representando el 36% del total -frente al 33,5% en 2009-, y los hombres el restante 64% -frente al 66,5% hace diez años-.
Más empleadores y asalariados

El número de autónomos empleadores también aumentó en cerca de 38.000 personas durante este periodo, de forma paralela a la reducción en 65.674 de los autónomos que no tienen ningún trabajador a su cargo.

Por ello, el número de trabajadores asalariados contratados por autónomos como persona física creció en 125.145 personas en los últimos diez años, aunque solo en 2019 se registró un descenso de 9.885 personas.

«Con los datos analizados, se comprueba cómo el crecimiento de los autónomos en esta última década viene protagonizado por los mayores de 55 años, las mujeres, los autónomos societarios y los empleadores. Como contraposición, es de destacar la pérdida de los jóvenes autónomos, que descienden un 26,5%. Algo estamos haciendo mal cuando España pierde una cuarta parte de sus jóvenes empresarios», señala el presidente de ATA, Lorenzo Amor.

Ante esta situación, resalta que «hay que revisar las políticas activas de empleo y poner en marcha unas que apoyen el emprendimiento juvenil». «Su talento en muchas ocasiones sale de España. Nos debe dar que pensar», sentencia Amor.