Fallece a los 77 años el ‘exconseller’ y cofundador de CDC Antoni Subirà

El exconseller de Industria y cofundador de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) Antoni Subirà ha fallecido hoy a los 77 años.

Nacido en Mataró (Barcelona) en 1940, Subirà fue, junto con Jordi Pujol, Miquel Roca y Antón Cañellas, uno de los fundadores de CDC, partido con el que fue diputado en el Parlament desde la primera legislatura, en 1980, hasta 1993, y portavoz de Convergència i Unió (CiU) entre 1982 y 1989.

Ese año fue nombrado consejero del departamento de Industria y Energía –posteriormente se convirtió en la Consejería de Industria, Comercio y Turismo–, cargo que ejerció hasta 2002 –lo que le convirtió en el más longevo de la etapa Pujol– y desde el que impulsó la internacionalización de la economía catalana y el desarrollo de infraestructuras tecnológicas.

Familia de industriales

​Casado con una prima de Pujol, con quien tuvo tres hijos, creció en una familia de industriales y se doctoró en Ingeniería Industrial en Terrassa, tras lo cual se trasladó a los Estados Unidos. Allí obtuvo el título de máster en Ciencias en el Massachussets Institute of Technology de Cambridge en 1965, y regresó a Cataluña para incorporarse al IESE como profesor de dirección económica, y también ejerció como consultor para varias empresas.

Desde el año 2010, Antoni Subirà era miembro del Patronato de la Fundació Enciclopèdia Catalana y en enero de 2016 fue nombrado presidente en sucesión de Jordi Porta.

Polémica trayectoria política

Sus 22 años al lado de Pujol evidencian que Subirà fue uno de los más leales colaboradores del expresidente catalán, y fue también uno de los tutores de la defenestrada carrera política de Oriol Pujol –imputado por el caso de las ITV–, al que situó como secretario general de Industria siendo conseller.

Durante su trayectoria como consejero, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) le investigó por presunto cohecho, aunque el caso se archivó, y destacó también su oposición y crítica al caso Turismo, por el que presuntamente el Govern encargó informes a empresas vinculadas a dirigentes de CiU que luego no se llegaron a entregar.

Su gestión alrededor del caso Lear, multinacional de componentes del automóvil, de la Maison de la Catalogne en París y la normativa sobre suministro eléctrico, tras los numerosos cortes y apagones del temporal de nieve que azotó Cataluña en 2001, fueron algunas de las cuestiones más polémicas siendo conseller.

Loading...