Inicio Destacadas Hasta 6,2M de mujeres podrán pedir la baja por regla dolorosa: el...

Hasta 6,2M de mujeres podrán pedir la baja por regla dolorosa: el médico decidirá si las incapacita

El borrador de la nueva ley del aborto, que llega este martes al Consejo de Ministros, contempla la posibilidad de que las mujeres españolas puedan obtener bajas laborales por reglas dolorosas. Teniendo en cuenta que en España hay alrededor de nueve millones de mujeres empleadas y que algunos estudios cifran en hasta un 80% el porcentaje de mujeres que sufre dismenorrea alguna vez en su vida, la cifra de mujeres que podría beneficiarse de la nueva norma (excluyendo a aquellas que han tenido la menopausia) se elevaría a unos 6,2 millones de mujeres. Eso sí, la última palabra la tendrá el médico, que deberá fiarse de la paciente.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, anunció el pasado 13 de mayo la medida a través de su cuenta de Twitter. «Vamos a reconocer por Ley el derecho de las mujeres con menstruaciones dolorosas a una incapacidad temporal especial que será costeada por el Estado desde el primer día. Avanzamos para que ya no sea normal ir al trabajo con dolor y para acabar con el estigma, la vergüenza y el silencio en torno a la regla. Avanzamos en derechos». 

Pero, ¿cuáles son los supuestos por los que una mujer podrá pedir esta baja? Lo cierto es que el borrador establece como único requisito que el dolor menstrual sea «incapacitante». Es decir, que existan dolores intensos, calambres, cólicos, náuseas, mareos y vómitos durante la menstruación, no una simple incomodidad. El periodo de tiempo podría prolongarse hasta cinco días, llegando en algunos casos excepcionales hasta la incapacidad temporal. 

La medida, que no ha estado exenta de polémica y ha generado debate en el seno del Gobierno de Pedro Sánchez, cuenta con el visto bueno de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). «Yo estoy totalmente de acuerdo con que la mujer pueda tener una baja laboral por una regla incapacitante», comentaba hace sólo unos días Corazón Hernández, ginecóloga y secretaria de la organización médica, en declaraciones a EL ESPAÑOL

«Esta es la eterna polémica en relación con las bajas laborales, porque no todo el mundo es igual de honesto», apuntaba por su parte Ana Rosa Lucena, ginecóloga en el Hospital Costa del Sol de Marbella. «Si una mujer tiene dismenorrea que no cede con dieta, cambio en el estilo de vida (dieta saludable y ejercicio físico), descanso, antiinflamatorios ni tratamiento hormonal, aparte de, por supuesto, darle la baja porque está incapacitada para su actividad normal, debe ser estudiada a fondo por el ginecólogo«. 


El Gobierno aprueba la nueva ley del aborto

Sara Fernández

El problema, al igual que ocurre con otros dolores como las migrañas o con una lumbalgia, es que es realmente imposible saber con absoluta objetividad si el dolor es realmente incapacitante, ya que en muchas ocasiones los ginecólogos no son capaces de encontrar el origen del mismo. Eso no implicaría que no pueda llegar a ser tan grave como para dejar a alguien tirado en la cama, explican los facultativos. De hecho, el dolor tiene un componente subjetivo que tiene que ver con el umbral que es capaz de soportar cada persona y que se ve influenciado por factores de diversa índole.

Pero, ¿por qué duele la regla? 

La dismenorrea se clasifica en dos categorías: primaria y secundaria. La primaria es aquella en la que los ginecólogos no son capaces de identificar un trastorno que provoque el dolor menstrual. Se da en el 90% de los casos y afecta principalmente a mujeres jóvenes. En cambio, la dismenorrea secundaria está asociada con problemas en los órganos reproductores femeninos como quistes, pólipos, miomas, adenomiosis (cuando las células del endometrio se desplazan de su lugar natural) o endometriosis.

Precisamente es la endometriosis, una enfermedad crónica fruto de la alteración en la producción de una sustancias conocidas como prostanoides, es una de las principales causas de absentismo laboral relacionado con los dolores provocados por la regla. El tratamiento pasa por la analgesia tradicional durante la menstruación, la terapia hormonal u otras con el objetivo de disminuir la producción excesiva de prostanoides. Sin embargo, también es posible que esta patología que no tiene cura se manifieste de forma asintomática.

Por esta razón, la Asociación Estatal de Afectadas por Endometriosis (ADAEC) se ha mostrado en contra de la medida, ya que entienden que podría evitar la detección precoz de la enfermedad una vez que el médico de Atención Primaria dé la baja. «Esas bajas laborales nos tememos que van a darlas mientras diagnostican, o no, el problema que haya detrás», explicaba Ana Ferrer, portavoz de la ADAEC a este periódico. «Con esta iniciativa se pueden ocultar diagnósticos», remachaba Ferrer.

Lo cierto es que aún queda por conocer la letra pequeña del nuevo reglamento para saber las especificidades del procedimiento. Lo que sí está claro es que serán los médicos los que decidirán finalmente si un dolor de regla es tan “incapacitante” como para cursar una baja laboral o no lo es. La literatura médica, eso sí, establece que ‘sólo’ un 15% de las mujeres que tienen dolor menstrual pueden llegar a tener dolores tan agudos como para faltar a su puesto de trabajo. 

Publicidad