Huelga total en El Prat: los empleados de la seguridad rechazan el acuerdo

Los trabajadores del control de seguridad del aeropuerto de Barcelona El Prat han vuelto a rechazar este domingo la propuesta de mediación de la Generalitat, con lo que no se soluciona el conflicto laboral y habrá huelga indefinida de 24 horas desde este lunes. Han votado 187 trabajadores de la empresa Eulen, la mitad de los 360 trabajadores: 150 han votado ‘no’ al acuerdo, 36 ‘sí’ y se ha emitido un voto nulo.

El conflicto vive así una nueva etapa, la peor hasta el momento. Un paro total podría llevar el caos a la terminal, en la que ya se ha reforzado la presencia de la Guardia Civil para intentar que se mantenga el orden y la seguridad. Los servicios mínimos decretados son del 90%. El abogado del comité de huelga ha afirmado que se van a cumplir, aunque denuncia que la presencia de la Guardia Civil puede ir contra la legalidad al vulnerar el derecho de huelga.

Sobre la resolución del conflicto sobrevuela ahora la posibilidad de un laudo arbitral obligatorio, impulsado desde el ministerio de Fomento y que emitiría una propuesta de cumplimiento obligado. El ministro Íñigo de la Serna ya cargó con dureza contra el comité de huelga por la votación del pasado jueves, en la que se presentaron propuestas que no se habían tratado en la mediación. “El escenario no es nada favorable, nada halagüeño”, declaró ante la posibilidad de una huelga indefinida.

El conflicto se extiende desde la última semana de julio

Los empleados votaban este domingo una única propuesta, la de la Generalitat. Decidían si aceptaban un plus de 200 euros mensuales en 12 pagas al año, que es la solución de mediación entre las partes que había realizado el departament de Treball. El rechazo ha sido amplio, si bien la participación sigue siendo baja, aunque alejada del cerca del 25% que convocó la huelga indefinida hace diez días.

Este domingo, los trabajadores habían denunciado que se estaban dando “coacciones” para poner fin a la huelga. El origen del conflicto se halla en una supuesta mala retribución por parte de la empleadora, falta de formación y unas condiciones laborales marcadas por una fuerte exigencia, falta de descansos y bajo una situación de estrés constante.

Fomento cargó con dureza contra el comité de huelga

Loading...