Juan Carlos I ya no esconde a su amante: “Con Marta nunca he sido tan feliz”

Juan Carlos I y su amante

Juan Carlos I ha sido el gran ausente en las tradicionales vacaciones de la Familia Real en Mallorca. El Rey emérito ha preferido hacer su particular verano entre amigos, lejos de todo lo que huela a Marivent.

Así, Juan Carlos I ha cambiado Mallorca por Galicia, Saint Tropez e Irlanda, donde le esperaba su histórica y más importante amante, Marta Gayá. Lo que ha sorprendido a propios y extraños es que el rey Emérito paseara abiertamente a su amante a sabiendas de que iban a fotografiarse juntos. La conclusión a la que han llegado muchos de los asistentes es que el rey Emérito “ya está de vuelta de muchas cosas y le da todo un poco igual”. No es de extrañar, ya que a sus casi 80 años, con una fortuna totalmente opaca pero que se calcula entre 2.500 y 3.000 millones de euros, con amantes dispuestas en todos los puertos y con la autosatisfacción del “deber cumplido” está dispuesto a disfrutar al máximo los últimos años de su vida.

En este sentido, Mientras la Familia Real disfrutaba en Marivent, el Rey emérito se encontraba en Clonmellon, un pueblecito irlandés a unos 80 kilómetros al noroeste de Dublín.

Al viaje fue como invitado por Allen de Jesús Sanginés-Krause, exdirector de Goldman Sachs en España y uno de sus asesores financieros, el día en el que se reabría la iglesia San Juan Bautista de Clonmellon.

Los amantes han viajado juntos meses después de que la relación volviera a salir con fuerza en los medios, a raíz de la grabación que vio la luz, donde el Rey emérito confirmaba lo feliz que era con su amante y que reflejamos al final de esta noticia.

El exdirector de Goldman Sachs en el Estado quiso homenajear a Juan Carlos ante los presentes en la reapertura de la iglesia. Son en las fotos de ese momento cuando se ve claramente la presencia de Marta Gayá junto al Rey emérito. Aparece, hasta que se da cuenta de la presencia de una cámara, y acto seguido se aparta para dejar a Juan Carlos solo.

Mostra la imatge al Twitter

La cámara que captó la imagen no la llevaba la fotógrafa oficial de la fiesta, que a pesar de retratar a Juan Carlos I en varias ocasiones, en ningún caso lo hizo junto a Marta Gayá. Es posible, afirma el medio que publica las fotos, que “desde el entorno de los Krause se pidiera que no saliera Gayá en ningún plano”.

Mostra la imatge al Twitter

marta gaya tweet

Precisamente, durante esa estancia en Irlanda, Don Juan Carlos asistió como invitado de honor a la inauguración de la reformada iglesia de San Juan Bautista, cuya restauración ha promovido su anfitrión, Allen Sanginés-Krause, que es un enamorado del arte además de miembro del consejo de palacios históricos del Reino Unido. Más de un centenar de vecinos de Clonmellon se dieron cita en el acto, y con sus móviles y cámaras, quisieron inmortalizar la visita del monarca español. Lo que no podían imaginar era que entre las decenas de fotos y vídeos que subieron a las redes iban a captar nada menos que la primera instantánea de Don Juan Carlos con la mujer de la que dicen ha sido su gran amor: la mallorquina Marta Gayá.

Juan Carlos I y Marta son amantes desde los años 70

Una relación, que se inició a finales de los 70 y que se mantuvo durante mas de 20 años, salvaguardada por la discreción de esta mujer que hoy, a sus 68 años y finiquitada la convulsa “entrañable amistad” del padre de Felipe VI con Corina, vuelve a ser fundamental en la vida del monarca, que está próximo a cumplir 80 años.

Juan Carlos I y Marta Gayá
Juan Carlos I y Marta Gayá

Marta Gayá, discreta, femenina y millonaria

Marta Gayá pertenecía a una acomodada familia de Palma, ya que era hija de Fernando Gayá, dueño del hotel Villamil en la isla, y se educó en el colegio Sagrado Corazón, el más elitista de Mallorca. A finales de los 70, se casó con un ingeniero industrial, Juan Mena, hoy fallecido, pero el matrimonio no funcionó y tres años después se separaron. En aquel tiempo, Marta Gaya comenzó a frecuentar los círculos de la ‘jet’ mallorquina y un amigo le presentó al Rey Juan Carlos. Tiempo después, iniciaron una relación que pese a la discreción de Marta, era de dominio público en aquellos años, aunque por aquel entonces, dado el pacto que existía en la prensa para no airear asuntos conflictivos de la Corona, no saltó abiertamente a los medios de comunicación. Por lo tanto hasta ahora no había ninguna instantánea de la pareja juntos.

Curiosamente, Marta Gayá regresó a la palestra esta primavera cuando, en el mes de marzo, se hicieron públicas unas grabaciones del CNI pertenecientes al año 1990, donde el monarca emérito manifestaba, refiriéndose a Marta Gaya: “nunca he sido tan feliz”. Lo que se ignoraba cuando salió a la luz dicha confesión era que Don Juan Carlos, cuyo matrimonio con la Reina Sofía se limita desde hace mucho tiempo al vínculo institucional que les une, habían retomado su relación con Marta Gayá, a quien muchos consideran en su entorno el amor de su vida. Un amor del que en julio de 2017 se pudo conseguir el primer testimonio gráfico, gracias a un vídeo captado en una ermita de un pequeño pueblecito de Irlanda, que ha sido lanzado a las redes por uno de sus vecinos.

La grabación del CNI

El antiguo CESID, actual CNI, grabó en 1990 una conversación privada del Rey Juan Carlos con un conocido empresario y amigo íntimo en el que le confesaba que con Marta Gayá, “nunca he sido tan feliz”.

La amiga de Don Juan Carlos saltó a la actualidad el 22 de junio de hace 25 años, sin embargo, todo este tiempo ha logrado vivir una rutina apacible lejos de la prensa. Hasta cuando el pasado mes de marzo, cuando OK Diario publicó una grabación en la que Don Juan Carlos hablaba de su amiga:

Loading...