Inicio Destacadas Juan Carlos Monedero con un líder de las FARC detenido por narcotráfico

Juan Carlos Monedero con un líder de las FARC detenido por narcotráfico

El fundador de Podemos Juan Carlos Monedero trabajó para Hugo Chávez y alabó su régimen como “el mayor defensor de la democracia en el mundo”. Ni siquiera tras la deriva más tiránica de su sucesor, Nicolás Maduro, ha renegado de sus posiciones favorables a la dictadura venezolana. También Monedero se reunía con líderes de las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando todavía eran un grupo narcoterrorista y secuestraban, extorsionaban y mataban… Y aún no se ha pronunciado tras la detención, este lunes en Colombia, de Jesús Santrich, uno de sus interlocutores en una reunión en agosto de 2015 en la sede de la Corporación nuevo Arco Iris, en Bogotá.

El narcotraficante que posa tan sonriente junto a Monedero —y otro dirigente de las FARC, Andrés París— en la fotografía que acompaña este artículo nació bajo el nombre de Seuxis Hernández Solarte, y ha sido arrestado en Colombia a solicitud de la DEA estadounidense acusado del envío de enormes cantidades de droga a EEUU.

En realidad, Monedero no departió con un ex guerrillero que buscaba la reinserción en la democracia colombiana, sino con un narcotraficante que ha seguido practicando el contrabando incluso después de la firma de los polémicos acuerdos entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y el secretariado de las FARC. De lo contrario, la Justicia colombiana no habría detenido a Santrich, ya que sus actividades ilícitas habrían estado cubiertas por la Justicia Especial para la Paz (JEP).

Según la propia fundación que acogió el encuentro, Monedero expresó en aquella reunión, su emoción por un hecho histórico como el supuesto abandono de las armas de las FARC. Y lo comparó con la renuncia de ETA “a la lucha armada”, lo que “permitió la expresión de nuevos movimientos sociales como por ejemplo el Movimiento de los indignados que dio paso al partido Podemos”, según reseña la Fundación Arco Iris en su página web.

La nota de la DEA estadounidense

La petición procedente de un juzgado de Nueva York llegó a la Fiscalía colombiana el pasado 4 de abril, según informa el diario ‘El Tiempo’. Según la orden, se reclamaba no sólo la extradición del peligroso narco, sino la incautación de todo el material electrónico que obrara en poder el ex líder de las FARC.

Extracto de la nota de la DEA solicitando la detención del narco Jesús Santrich, de las FARC colombianas.

Las FARC han pasado más de medio siglo extorsionando a Colombia y sus ciudadanos, causando un total de más de nueve millones de víctimas, entre asesinados, desaparecidos y desplazados; reclutando niños para sus actividades criminales, violando menores para renovar las milicias u obligándolas a abortar cuando las obligaban a desplazarse por la selva de unos campamento a otro.

Sin embargo, Juan Manuel Santos se jugó todo su mandato a lograr un acuerdo con su máximo dirigente, Rodrigo Londoño alias ‘Timochenko’, bajo el patrocinio de la dictadura de los Castro en Cuba. El texto, que fue rechazado en plebiscito por el pueblo colombiano en octubre de 2016 —y entró sin embargo en vigor dos meses después a través de una tramitación de urgencia en el Congreso de la República de Colombia— contemplaba la impunidad judicial para los narcoguerrilleros, la financiación de su transición a la vida civil, la entrega asegurada de escaños en el Congreso, estaciones de radio

El documento enviado por EEUU acusa a Santrich del contrabando de “grandes cantidades de droga desde Colombia hacia los Estados Unidos”, según el mismo medio colombiano. Las agencias federales encontraron que ese tráfico de drogas se relacionaba, a través de direcciones IP de los ordenadores intervenidos, con el inmueble donde reside Santrich, en el occidente de Bogotá.

En el momento de ser detenido, Santrich se encontraba precisamente en ese lugar de residencia, ubicada en el barrio Modelia. Allí se presentaron los agentes con la orden de la Fiscalía para el arresto y el registro del inmueble.