Junqueras amenaza al Supremo con acudir al TEDH si no le deja ir al Parlament

31

El ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, acudirá al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) si el Tribunal Supremo no le permite salir a las sesiones del Parlament catalán, donde es diputado, ni permitir a Instituciones Penitenciarias que le conceda el traslado a una prisión catalana.

Así lo hace constar en el recurso interpuesto ante la Sala contra la decisión del magistrado Pablo Llarena de no permitir su salidas y únicamente concederle la delegación de su voto, si así lo estima el Parlament. “Debemos acudir en alzada ante esta Sala no sólo para agotar la vía interna ante una eventual impugnación en los trámites de amparo constitucional y demanda ante el TEDH”.

En su escrito, su letrado Andreu Van den Eynde subraya tener la certeza de que el tribunal europeo “será sensible a nuestros argumentos que no son otros que los que reclaman una interpretación favorable a la vigencia plena del derecho a la participación y representación política sin olvidar los derechos inherentes a la persona relacionados con el disfrute de sus relaciones familiares (que podrían vincularse tanto a derechos constitucionales personales, dignidad o intimidad, o expresamente al derecho a la vida familiar).

Junqueras había solicitado a Llarena no sólo permitirle salir a las sesiones del Parlament para desarrollar su labor como diputado sino que se le trasladara a una cárcel catalana para poder estar cerca de su mujer e hijos. Sin embargo, el instructor se opuso a sus peticiones.

”La resolución recurrida efectúa interpretaciones e innovaciones jurídicas cuyo resultado es la desnaturalización de tales derechos y precisamente en materia de derechos fundamentales no cabe la interpretación restrictiva ni en ningún caso aquella que deje en el olvido derechos tan fundamentales como el de participación política que se vinculan con los principios mismos del Estado Democrático y de Derecho”, subraya respecto de la decisión del instructor.

Reglas Nelson Mandela

El letrado acusa al magistrado de limitar los derechos políticos de Junqueras. “No puede la medida de encarcelamiento tener más consecuencias aflictivas que las necesarias, ni su cumplimiento puede devenir en una restricción desproporcionada o excesiva de derechos individuales compatibles con la situación de encarcelamiento o cuya preeminencia aconseje la modulación del régimen de privación de libertad”, añade.

Así, hace mención a las Reglas Nelson Mandela, que fijan que “la prisión y demás medidas cuyo efecto es separar a una persona del mundo exterior son aflictivas por el hecho mismo de que despojan a esa persona de su derecho a la autodeterminación al privarla de su libertad”.

Por lo tanto, para la defensa de Junqueras, a excepción de las medidas de separación justificadas y de las que sean necesarias para el mantenimiento de la disciplina, el sistema penitenciario no deberá agravar los sufrimientos inherentes a tal situación, en base a estas reglas.

“Núcleo duro” del derecho

Por otro lado, alega que ninguna norma restringe los derechos políticos de los presos a la estricta esfera del derecho de sufragio, puesto que la categoría de “derechos políticos” es mucho más amplia que la del derecho al sufragio activo y pasivo. “Es cierto que en situación de prisión provisional el investigado puede votar y puede ser elegido en un proceso electoral. El ejercicio del derecho de sufragio se efectúa con adaptación a la circunstancia del encarcelamiento pero sin limitar el “núcleo duro del derecho ni desnaturalizarlo”, destaca.

Alega inmunidad

Asimismo, añade que un diputado electo ha de poder emitir su voto y, por tanto, participar en el plenario. “No hacerlo modificaría la aritmética parlamentaria y alteraría la voluntad popular que se expresa a través de sus representantes en las cámaras legislativas”.

Y concluye: “no debemos olvidar que la condición de diputado, y la inmunidad que conlleva, nos debe hacer reflexionar sobre el especial status del representante político y sus relaciones con la jurisdicción penal. La filosofía que inspira la institución de la inviolabilidad e inmunidad parlamentarias, como tan acertadamente defiende Julián Sánchez Melgar -magistrado del Tribunal Supremo y recientemente designado nuevo fiscal general del Estado- en la monografía de referencia en la materia, no es otra que la de garantizar al máximo las funciones del representante político y protegerlas, además, de la injerencia de otros poderes del Estado que supondrían un desgaste de los principios democráticos”.