Junqueras dificulta la libertad de los ‘Jordis’ y Forn

El ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, no está dispuesto a acatar la Constitución ni a renegar de lo hecho hasta ahora. Ha matizado alguno de sus comportamientos y ha apostado por el diálogo para conseguir la independencia de Catalunya, intenciones insuficientes para conseguir su libertad. Sus movimientos judiciales han ido descoordinados a los otros tres encarcelados en la causa por rebelión, lo que ha podido perjudicar en la defensa de éstos.

Después de casi tres meses en prisión, los presidentes de ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, han reconducido sus defensas, al igual que el ex conseller de Interior, Joaquim Forn. Después de que el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, decidiera que estos cuatro debían permanecer en prisión y liberar al resto de los ex consellers, los ‘Jordis’ y Forn decidieron ser más contundentes para logar su libertad.

Pidieron al instructor declarar de manera voluntaria y en ésta insistieron que acatarán la Constitución y rechazaron seguir por el mismo camino que hasta ahora. Pero Junqueras no lo hizo. No quiso declarar ante el magistrado y optó por no solicitarlo, en contra del movimientos de los otros tres investigados.

El auto de la Sala empeoró el escenario

Eso sí, el ex vicepresidente dio un paso hacia adelante y optó porque una Sala de tres magistrados tuvieran conocimiento del asunto y revisaran su situación. Lejos de mejorla, empeoró y junto a la suya la de los otros tres encarcelados. El tribunal dictó un auto en el que se asentaban las bases del delito de rebelión y hacía hincapié en el riesgo de reiteración delictiva. La resolución se conoció seis días antes de que Sánchez, Cuixart y Forn se sentaran ante el juez para intentar convencerle de que no iban a movilizar a los catalanes para seguir por la senda de la independencia saltándose la ley.

Con el auto de la Sala, Llarena tiene poco margen de maniobra aunque será clave el criterio que mantenga la Fiscalía respecto de las prisiones, sobre todo si considerara que deben rebajarse las medidas cautelares. Por ahora, están estudiando si el hecho de que Sànchez y Forn hayan asegurado que en caso de que su partido siga por la vía unilateral dejarán su escaño y que el segundo haya anunciado que no volverá a ser conseller es suficiente para aminorar el riesgo de reiteración delictiva.

El Gobierno, preocupado con las prisiones

La Fiscalía ha mantenido en todo momento que los hechos ocurridos son de enorme gravedad y defendió que los investigados debían permanecer en prisión ante el riesgo de que volvieran a suponer una amenaza para el Estado. Fuentes del Ministerio Público ya reconocían en las primeras actuaciones contra el ex Govern ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela que el Gobierno estaba preocupado por las prisiones.

El fiscal general del Estado entonces, José Manuel Maza, defendió que había que tener mano dura ante los hechos ocurridos para que no volviera a ocurrir. El Ejecutivo veía con cierta preocupación que el ex vicepresidente de la Generalitat acabara en la cárcel junto al resto de ex consellers, pero la maquinaria judicial era ya imparable.

Los pasos de Junqueras

Tras el recurso de apelación, Junqueras dio otro paso por adelantado al solicitar al juez poder acudir a al Parlament y a la investidura, cuando Sànchez y Forn no lo habían hecho hasta ver qué ocurría con su libertad. Llarena se lo ha denegado, dándole la opción de delegar su voto.

En su auto, incide en que la razón por la que Junqueras está en prisión “no es otra que evitar el riesgo de una reiteración delictiva que venía marcada, precisamente, por el mantenimiento de las funciones de representación que detentaba el investigado cuando se perpetraron los hechos que se investigan. El juez aprovecha para advertir a Sànchez y Forn que ellos tienen las mismas limitaciones.

”Un aseguramiento cautelar que se desactivaría con particular riesgo, si los investigados ejercieran su representación política recientemente adquirida, mediante la excarcelación que se peticiona”, añade. Este auto insiste en la existencia de la reiteración delictiva, lo que hace indicar que el instructor sigue manteniendo que, por lo menos Junqueras, no debe salir de prisión.

Loading...