Junqueras y Romeva, más lejos de su excarcelación

El ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el exconseller de Exteriores, Raül Romeva, tuvieron que elegir entre su partido y su electorado o un claro desmarque a sus pretensiones independentistas para que el magistrado pudiera considerar que se ha disminuido el riesgo de reiteración delictiva, de fuga o de destrucción de pruebas. De los ocho exconsellers que declararon este viernes ante el magistrado del Tribunal Supremo, ellos dos fueron quienes mantuvieron una línea parecida a la sostenida hace un mes ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, cuando también se negaron a responder a la Fiscalía.

Para empezar, los dos se negaron a responder a las preguntas de los dos fiscales del Supremo presentes en las declaraciones. Tampoco lo hicieron a las preguntas de la acusación, representada por el partido político Vox. Según fuentes presentes en el interrogatorio, acataron el artículo 155 de la Constitución activado por el Gobierno, aunque lo hacen por imperativo legal. Fuentes de la Fiscalía incluso explican que este acatamiento es irrelevante una vez que han sido cesados y, por tanto, no tienen otra opción que asumir su cese.

Una Constitución “flexible”

Por otro lado, han sostenido, según fuentes presentes en el interrogatorio, que si vuelven a las instituciones actuarán dentro del marco constitucional. Eso sí, han incidido en que la carta magna es moldeable, “amplia y flexible” y podrían llegar a recoger un reconocimiento de Catalunya con un acuerdo previo.

Para la Fiscalía, esta postura no vislumbra ningún “atisbo de sometimiento a la legalidad vigente”. Pero que además sigue manteniendo que hay riesgo de fuga tanto por la gravedad de los hechos que se investigan -y que llevan aparejadas penas de hasta 30 años de prisión- como por la existencia de un “plan preconcebido” para sustraerse por la Justicia y que ha llevado a término que el ex presidente catalán, Carles Puigdemont, como cuatro exconsellers se hayan marchado y refugiado en Bruselas.

Dos grupos de responsabilidad

Respecto al papel de los ex miembros del Govern, la Fiscalía ha comenzado a hacer ya diferenciaciones entre unos y otros por su grado de responsabilidad en la estrategia para conseguir declarar la independencia de Catalunya fuera de las vías legales, de las que Junqueras y Romeva no salen bien parados.

El Ministerio Público considera que tanto el ex vicepresidente, como el exconseller de Exteriores; el de Interior, Joaquim Forn; y el de Presidencia, Jordi Turull tienen un papel predominante en el plan elaborado desde 2015 para proclamar la independencia a pesar de las continuas prohibiciones del Tribunal Constitucional y su ilegalidad.

Sin embargo, en el caso de Forn y Turull han tenido un comportamiento distinto al de Junqueras y Romeva. En su caso, sí han contestado a todas las preguntas que le han realizado los fiscales.

Para la Fiscalía, tampoco se ha reducido el riesgo de destrucción de pruebas. Como muestra, el Ministerio Público recalca la eliminación hace un mes de documentos en una incineradora, evitado por la intervención de la Policía.

Día triste en el Parlament

Por eso, considera que ninguno de los exconsellers deben quedar en libertad, misma postura que la mantenida por Vox. Aunque la última palabra la tiene el magistrado, que anunciara su decisión el lunes a primera hora, le podría afectar la postura en sus intervenciones de los encarcelados a la hora de decir si se les impone una fianza, y de qué cuanta, para conseguir su libertad.

Hay alguno de los exconsellers, como el caso de Meritxell Borrás, que ha respondido con más contundencia a las preguntas de la Fiscalía. Para empezar, esta farmacéutica optó por elegir una abogado ajeno al partido como es Javier Melero.

En el caso de Borrás. al no presentarse de nuevo a las elecciones, ha tenido más libertad a la hora de responder a las preguntas de la Fiscalía. Así, relató que las sesiones en el Parlament los pasado 6 y 7 de septiembre “no fue el día más feliz del Parlament”, según recuerdan estas mismas fuentes.

Señaló, al igual que otros exconseller, que se han dado cuenta que las vías unilaterales no son buenas e hizo una autocrítica de lo ocurrido en el Parlament aquellos días de septiembre cuando se votaron varias leyes como la del Referéndum o la de Transitoriedad, sin tener en cuenta las recomendaciones del letrado mayor y sin solicitar dictamen de garantías estatutarias.

Loading...