La banca debate cómo lanzar un mensaje de tranquilidad a sus clientes

Las principales patronales del sector financiero, la de los bancos (AEB) y la de las antiguas cajas de ahorro (CECA), están trabajando en un comunicado en respuesta a la declaración de independencia de Catalunya votada en el Parlament. Las entidades quieren mandar un mensaje de tranquilidad a sus clientes, y al tiempo reafirmar su defensa de la legalidad y su reconocimiento exclusivo de las leyes españolas. La decisión de publicarlo, este viernes u otro día, no está tomada y hay un precedente en que cambiaron de opinión en el último momento.

Las asociaciones y sus asociados, así, ya estuvieron a punto de sacar un documento el pasado 10 de octubre, coincidiendo con la comparecencia del ‘president’ Carles Puigdemont en el Parlament en la que dejó en suspenso la independencia. La no declaración formal de la misma hizo que las entidades decidieran dejar aparcado en un cajón el pronunciamiento, que ya estaba redactado y para el que esta tarde están estudiando cambios para adaptarlo a las nuevas circunstancias. Algunos banqueros estiman que no es una buena idea pronunciarse dada la mala imagen del sector. Pero otros defienden que es el momento de garantizar a los clientes que sus dinero está seguro.

El consejero delegado del Sabadell, Jaume Guardiola, ha asegurado este viernes que su entidad está “siempre en la defensa de la legalidad y de la fortaleza de las instituciones”, ya que “un banco necesita un marco de legalidad estable”.  El ejecutivo ha confirmado que en las dos semanas posteriores al referéndum del 1-O el banco sufrió salidas de depósitos a otras entidades y clientes propios que pedían que sus cuentas se reubicasen fuera de Catalunya. Con el “doloroso” pero “acertado” cambio de sede a Alicante, ha añadido, el proceso se revirtió en su práctica totalidad. “Nadie piensa en reversibilidad cuando cambia de sede”, ha advertido.

Cambio presidencial

Guardiola también ha apuntado que la economía catalana sobre todo, pero también la española, ya están notando los efectos del conflicto, si bien de forma moderada. En función de cómo evolucionen los acontecimientos y de su impacto en las perspectivas económicas, ha añadido, el banco modulará su presencia en Catalunya (su peso en los activos del grupo ha bajado del 57% al 16% en diez años) en su próximo plan estratégico. También ha confirmado el traslado del gabinete de presidencia y de la secretaría general del banco a Madrid para facilitar las relaciones institucionales de Josep Oliu y ha apuntado que los consejos de administración se celebrarán en Alicante, “pero también podrían celebrarse en Barcelona”.

Por su parte, su homólogo del BBVA, Carlos Torres Vila, ha afirmado que la independencia “no es el escenario” que contempla su entidad y ha defendido que “España es un Estado democrático de derecho, donde funcionan las instituciones y la ley” y donde existen vías legales para resolver las discrepancias políticas. “tenemos planes para distintos escenarios en cada mercado donde operamos”, ha añadido.

Comunicado del 2015

La AEB y la CECA ya emitieron un comunicado sobre la situación de Catalunya en el 2015, previo a las elecciones autonómicas de septiembre de aquel año. “La exclusión de Catalunya de la zona euro, como consecuencia de la ruptura unilateral del marco constitucional vigente, comportaría que todas las entidades bancarias con presencia en Catalunya afrontarían graves problemas de inseguridad jurídica. Estas dificultades obligarían a las entidades a reconsiderar su estrategia de implantación, con el consiguiente riesgo de reducción de la oferta bancaria y, con ello, de exclusión financiera y encarecimiento y escasez del crédito”, advirtieron entonces. Tras el referéndum del pasado 1 de octubre, el Sabadell trasladó su sede social y fiscal a Alicante y CaixaBank hizo lo propio a Valencia.

“En todo momento, debe preservarse el orden constitucional y la pertenencia a la zona euro del conjunto de España. De otro modo se pondría en grave riesgo el objetivo de las entidades, que no es otro que proteger a sus depositantes y mantener el flujo de financiación a familias, a pymes y a los sectores productivos y generadores de empleo del país. AEB y CECA hacen un llamamiento a los líderes políticos para que, por medio del diálogo, impulsen las reformas que permitan seguir progresando en la consecución de mayores niveles de bienestar y cohesión social para todos”, advirtieron también en el 2015 las patronales presididas por José María Roldán y Isidre Fainé, respectivamente.

Loading...