Inicio Destacadas La Comunidad de Madrid podría sufrir la fuga de centenares de empresas...

La Comunidad de Madrid podría sufrir la fuga de centenares de empresas si gobierna Pablo Iglesias

Estabilidad política, certidumbre económica y seguridad jurídica. Es lo que piden los empresarios a la hora de tomar decisiones. El objetivo está claro: reducir al mínimo los riesgos y las posibilidades de incurrir en pérdidas futuras.

Por eso, un gobierno regional de izquierda podría convertir a la Comunidad de Madrid en territorio hostil para el dinero. De hecho, la perspectiva de un ejecutivo madrileño del que forme parte Pablo Iglesias podría provocar la fuga de empresas hacia territorios menos “hostiles”. Cataluña vivió este fenómeno a raíz del procés y las consecuencias ha arrastrado a miles de catalanes al desempleo. La catalana es la comunidad en la que más concursos de acreedores se presentaron el pasado mes de febrero, 151, lo que representa el 27% del total nacional.

El sector empresarial madrileño teme también que un gobierno con participación de Iglesias dispare la crispación y contribuya de manera decisiva a minar la confianza de los inversores, impactando en el consumo y provocando la fuga de muchas compañías que, con su marcha, arrastrarían a sectores dependientes de ellas.

El dinero es miedoso y quiere seguridad. Y un gobierno controlado por los comunistas no se la ofrece.

Podemos, además, no oculta cuál sería su agenda económica en el caso de que logre tener peso propio en un hipotético gobierno presidido por el socialista Ángel Gabilondo, que rdependería siempre del apoyo de los de Iglesias.

Su contenido se puede resumir, básicamente, en los siguientes postulados a nivel económico y presupuestario: nacionalización de empresas; expropiación de viviendas; impago de deudas (públicas y privadas); fuerte intervencionismo económico; intensa rigidez laboral; fijación de precios en el mercado eléctrico, alimentario y de alquiler; expropiación de viviendas; imposibilidad de desalojar a okupas o inquilinos morosos y un incremento del gasto público y del pago de impuestos.

Pablo Iglesias, ha llevado al extremo su admiración por un régimen como el venezolano y su gratitud por la financiación chavista – un régimen, el de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, que ha llevado a la pobreza a 30 millones de ciudadanos del país caribeño- y que Iglesias quiere implantar, desposeyendo a los empresarios de su medio de vida y a los ciudadanos de sus ahorros, lo que minaría la inversión y el consumo.

En definitiva, el líder de Podemos quiere convertir a Madrid en el campo de pruebas de las mismas políticas que han sumido en la pobreza y el hambre a millones de venezolanos.