Inicio Destacadas La fiscalía estudia si Trapero debe ser investigado por el Supremo

La fiscalía estudia si Trapero debe ser investigado por el Supremo

Prácticamente la instrucción de la causa por rebelión que tiene entre manos el Tribunal Supremo no ha hecho más que comenzar. Y aunque no se prevé que se prolongue más allá de marzo, aún queda mucho por hacer, como concretar los investigados de los que al final se hace cargo el alto tribunal. La fiscalía estudia si el que era máximo responsable policial de los Mossos d’Esquadra mientras se desarrollaba el plan que condujo a la declaración unilateral de independencia, Josep Lluís Trapero, debe ser investigado junto con los miembros del comité estratégico que, según ha afirmado el propio tribunal, “desempeñó una función definitoria de cómo y cuándo llevar cada una de las actuaciones del proceso y, consecuentemente, de la violencia y los tumultos” que se produjeron para conseguirlo.

El magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena asumió la causa que se investigaba en la Audiencia Nacional contra el Govern cesado, al entender que versaba sobre los mismos hechos que él mismo instruía en relación con la actuación de la mesa del Parlament, pero dejó en la Audiencia a Trapero y a la intendente Teresa Laplana, acusados únicamente por sedición.

Fuentes jurídicas, sin embargo, ven difícilmente justificable que el máximo responsables policial no sea investigado por el Supremo cuando el ‘exconseller’ de Interior Joaquím Forn está en prisión (junto con el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y los líderes de la Assemblea Nacional Catalana y de Òmnium Cultural) por controlar a los 17.000 efectivos que “no desplegaron ninguna actividad que pudiera poner término” a los “hechos violentos” ocurridos el 20 y 21 de septiembre en Barcelona. Por eso, la fiscalía se plantea que el alto tribunal también asuma la causa respecto de él.

La decisión final corresponderá a Llarena que junto a los cuatro fiscales de Sala encargados del caso revisan también ampliar la imputación por rebelión a otras personas, como la dirigente de ERC Marta Rovira, con un papel destacado en el ‘procés’, según la agenda intervenida al número dos de Junqueras, Josep Maria Jové, en cuyo domicilio se encontró además la hoja de ruta independentista denominada Enfocats, en la que el magistrado basa gran parte de la argumentación de sus resoluciones.

Con las últimas diligencias ordenadas el magistrado la investigación se ampliaba ya en la práctica a los partidos políticos CDC y ERC y las asociaciones ANC, Òmnium y la Asociación de Municipios para la Independencia (AMI) para determinar si desarrollaron una estrategia común para lograr la independencia de Catalunya.

Ampliar al 1-O

La Fiscalía de la Audiencia Nacional tiene pendiente desde hace un par de meses ampliar la denuncia que interpuso contra el exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero con la actuación del cuerpo hasta el 1 de octubre. De momento, la causa que investiga la jueza Carmen Lamela se limita a las protestas del 20 y 21 de septiembre en Barcelona durante los registros ordenados por el Juzgado de Instrucción 13 de esa ciudad. Según fuentes jurídicas, las siguientes actuaciones de la magistrada se producirán una vez que el ministerio público haya dado este paso y quede delimitado el alcance de la instrucción.