La jueza paraliza el traslado de los frescos de Sijena ante el riesgo de deterioro

19

La titular del Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Huesca ha acordado suspender la ejecución provisional de la sentencia que ordena al Museo Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) restaurar a su ubicación original las pinturas murales de la sala capitular del monasterio de Sijena.

En su auto, la magistrada se apoya en diversos informes aportados en su mayor parte por la institución museística catalana para resolver que el estado de fragilidad de las pinturas las hace “especialmente vulnerables” a su desmontaje y traslado, motivo que considera “suficiente” para paralizar la ejecución.

La jueza condenó en julio del 2016 al MNAC a restituir las pinturas, salvadas y restauradas por la Generalitat del fuego a principios de la guerra civil, a su ubicación original al entender que su estancia en el museo es provisional y que deben volver a formar parte del monasterio.

En su auto de suspensión de la ejecución provisional de esta sentencia, destaca el “extraordinario valor artístico” de las pinturas y advierte de que una posible afección o daño en su traslado exigiría una reparación de “extrema dificultad”.

Admite, sin embargo, que la sentencia que ordena la devolución de las pinturas no conlleva la “imposibilidad” de su regreso al cenobio, pero reitera que el riesgo de que se produzcan daños en las mismas es “evidente”.