Inicio Destacadas La realidad detrás de la propaganda: las migajas de Puig no esconden...

La realidad detrás de la propaganda: las migajas de Puig no esconden el infierno fiscal valenciano

Lo de Ximo Puig es para nota. El presidente del Gobierno de la Comunidad Valenciana ha decidido anunciar a bombo y platillo una gran reforma fiscal que beneficiará a 9 de cada 10 contribuyentes valencianos. De «gran» tiene poco, pero parece que Puig ha olvidado el discurso contra la Comunidad de Madrid a quien alegremente ha acusado de practicar «dumping fiscal». Hace sólo cuatro días Puig pedía a Sánchez que castigara a las comunidades autónomas que, como Madrid, eliminan impuestos autonómicos, en el sistema de financiación.

La respuesta de la Comunidad de Madrid al líder valenciano ha sido siempre la misma: no es dumping fiscal, entre otros motivos, porque cualquier comunidad autónoma cuenta con las mismas herramientas para bajar impuestos o suprimir tributos autonómicos. Además, ha recordado constantemente que Madrid es contribuyente neto a la solidaridad interterritorial y es la comunidad que más aporta a la cesta común.

En cambio, la Comunidad Valenciana ha sido la penúltima en competitividad fiscal hasta el año pasado, sólo Cataluña tiene un peor desempeño fiscal en España. Es decir, que Cataluña y Valencia son los mayores infiernos fiscales de España, en términos de competencia fiscal

La Comunidad presidida por Ximo Puig introdujo el año pasado dos nuevos tramos del impuesto sobre la Renta incrementando el tipo máximo hasta el 29,5%. También subió el tipo marginal máximo hasta el 3,5% en el impuesto sobre el patrimonio, reduciendo el mínimo exento. Tanto es así que, precisamente en el tributo de Patrimonio, la Comunidad Valenciana alcanza el podio siendo una de las que más cobra en todos los tramos del impuesto.

No contento, el gobierno de Puig introdujo nuevos impuestos propios sobre las viviendas vacías. Para rematar, tiene uno de los sistemas más gravosos en términos de Sucesiones, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Pues bien, con estos antecedentes, este martes el presidente Puig se ha descolgado con un gran anuncio de rebajas fiscales que se antojan apenas unas migajas para maquillar el infierno fiscal en el que ha convertido a la comunidad valenciana.

El anuncio de Puig

El anuncio, que ha hecho durante su intervención en el debate sobre el estado de la Comunidad Valenciana, consiste en aumentar un 10% la cuantía exenta de tributación a los ciudadanos.

También ha anunciado, sin especificar, una nueva tarifa autonómica del IRPF en la que sólo dice que adaptará los tramos a la situación actual para hacerlo «más progresivo«. De momento no sabemos cómo lo va a hacer, lo que sí sabemos es que en el IRPF el tipo marginal máximo en la Comunidad Valenciana es el más alto de toda España y está en el 54% mientras que en comunidades como Madrid está en el 45,5% (el más bajo de España).

Sobre este asunto, sin explicar cómo, lo único que ha dicho es que con los nuevos tramos del IRPF, las rentas de 10.000 euros se ahorrarán un 21% (94,5 euros), las de 20.000 euros el 7,3% (117 euros) y las de 30.000 euros el 2,2% (67 euros).

Entre la subida de la hipoteca, el pago de la compensación por «el tope del gas» en la factura de la luz, la subida del precio del gas y el encarecimiento brutal de la cesta de la compra, esos 100 euros de media al año se antojan insuficientes para soportar la inflación.

Por último ha dicho que aumentará un 10% la cuantía de las deducciones que aplican en la comunidad valenciana. Y una nueva deducción fiscal para tratamientos de fertilidad de jóvenes mujeres valencianas que no pueden ser atendidas en la sanidad pública por motivos de baja probabilidad de embarazo.

El PP se queja

Desde el PP en la Comunidad Valenciana insisten en que esta medida anunciada por Puig no resuelve los problemas de los ciudadanos. No en vano, da la bienvenida a Puig a las políticas de bajadas de impuestos, aunque reconoce abiertamente que «no puede ser que le escuchen decir bajar los impuestos siete años después de gobernar subiéndolos».

Publicidad