La suspensión de la declaración divide a la ANC

En la hasta ahora robusta unidad en el seno de la dirección de la ANC ha aparecido una grieta. Mientras el presidente de la Assemblea, Jordi Sànchez, proclama que la “mano tendida al diálogo es absoluta y honesta” y pide no “desconfiar” del Govern, el secretariado nacional de la entidad soberanista hace caso omiso e insta al Parlament a levantar la suspensión de la declaración de independencia, vista la “negativa” de Mariano Rajoy al diálogo, y a Carles Puigdemont a implementar la ley de Transitoriedad Jurídica.

Sin embargo, la grieta se ensancha aún más, porque hay que sumar la dimisión de la vicepresidenta de la ANC, Natàlia Esteve, que alegó motivos personales. Sin embargo, fuentes de la ANC aseguran a La Vanguardia que Esteve, a pesar de haber sido considerada próxima al líder de la entidad, dejó el cargo por “algunas tiranteces” precisamente con él.

Con el ambiente caldeado, el hecho es que hoy, a las diez de la mañana, el secretariado se vuelve a reunir de manera ordinaria en Sant Cebrià de Vallalta ( Maresme). El plenario recibirá la confirmación oficial de la dimisión de Esteve y tendrá que buscarle un sustituto. También se contemplarán nuevas movilizaciones.

En la ANC no parece que se respire ahora el mejor de los ambientes. El jueves hizo un cambio inesperado –y hasta cierto punto sorprendente con respecto a su posicionamiento– al reclamar hacer efectiva la DUI. Una medida de presión al presidente de la Generalitat que no comparte el líder de la entidad, Jordi Sànchez, que casi siempre ha optado por alinearse al lado de las decisiones del Ejecutivo catalán. De hecho, el presidente de la ANC no asistió a la reunión extraordinaria de la dirección, que reunió a una cincuentena de sus 77 miembros, alegando motivos personales, según fuentes de la entidad.

El secretariado nacional y el presidente de la entidad se enfrentan por la línea que seguir

Sea como sea, desde la ANC confirman que la hasta ahora vicepresidenta dimitió por motivos ajenos a este último asunto, a la decisión pactada por el secretariado.

“La respuesta del Govern y las Cortes españolas demuestra que la decisión del 10 de octubre pasado de la mayoría independentista en el Parlament era acertada”, aseguró Sànchez este jueves en las redes sociales. Es evidente que el líder de la ANC tuvo que cambiar el chip, porque horas antes de la comparecencia de Puigdemont en la Cámara había apelado a la “dignidad” para proclamar la independencia.

El secretariado hizo caso omiso del mensaje de su presidente. Lo hizo aunque entre sus miembros hubo quien solicitó prudencia, y más teniendo en cuenta que Sànchez acudirá el lunes a la Audiencia Nacional para declarar, sin que se pueda descartar que el juez tome medidas cautelares.

En todo caso, el presidente de la ANC contraatacó y envió, antes de que llegara a la prensa el comunicado con la posición del secretariado, una carta a la militancia. Aparte de augurar que el lunes el Gobierno “dinamitará las instituciones de la Generalitat” y afirmar que se siente “rehén” de la Fiscalía, Sànchez reclama calma, mantener la unidad y la confianza en “aquellos que hasta ahora tan bien nos han representado”. Además, se reafirma y volver a apoyar al Govern.

El problema es que el secretariado está convencido de que no habrá diálogo y que el Gobierno del PP nunca aceptará a un mediador internacional, razón por la cual opina que sólo con la DUI hay alguna posibilidad de negociación y de apoyo internacional. Está por ver, sin embargo, si Sànchez, que como máximo representante de la Assemblea forma parte de las continuas reuniones con el Gobierno, actúa en el sentido acordado por su secretariado.

Es la primera votación de peso que pierde Sànchez, de quien algunos han puesto a menudo en duda su liderazgo: las dos veces que se ha presentado para formar parte de la dirección ha sido nombrado presidente de la ANC, aunque la editora norteamericana Liz Castro había sido la más votada por la militancia.

Loading...