Las trampas del butifarréndum: pueblos en los que se triplicó el número de votos al de habitantes censados

Cinco días después de la consulta ilegal del 1 de octubre, el Govern ha publicado los resultados «oficiales» del mal llamado referéndum. Las irregularidades saltan a la vista.

En el listado -publicado por la Generalitat- se observa numerosas anomalías, como pueblos en los que el número de votos casi triplicó el de habitantes censados.

El cierre de algunos puntos de votación, sumado al «censo universal» que a última hora propuso la Generalitat, ha permitido que en municipios como Pont d’Armentera se emitieran 967 votos cuando el censo es de apenas 393. O como en Els Garidells, donde se emitieron 253 votos pese a que el censo es de 158.

Pero no es algo exclusivo de municipios pequeños. En Palau-solità i Plegamans y Polinyà (pueblos límitrofes, próximos a Sabadell y de cierta envergadura) se han dado exageraciones entre el número de votos emitidos y el número de habitantes censados. En Palau-solità (con un censo de 10.891 personas) se emitieron 15.491 votos. Y en Polinyà (con un censo de 5.910 personas) se dieron por válidos 10.215 votos, casi el doble de los habitantes censados.

Además, en Polinyà se da la circunstancia de que, en las elecciones municipales de 2015, Ciudadanos ganó la votación por delante Junts pel Sí.

ABC

En el documento la Generalitat argumentan que 770.000 personas estaban llamadas al voto en colegios que fueron clausurados. Eso, sumado al censo universal y carente de garantías, ha permitido este tipo de anomalías. Rarezas que, suspensión del Constitucional aparte, deslegitiman los resultados y las decisiones que desde el Govern decidan tomar.

Loading...