Lemas contra Catalunya y fuerte dispositivo policial en el 9 d’Octubre de Valencia

11

La conmemoración del 9 d’Octubre ha vuelto a tensar las calles de València. La Policía ha cargado contra cerca de 200 ultraderechistas cuando estos han intento acercarse a la manifestación de la Comissió 9 d’Octubre prevista para las 18.30 horas. Algunos de los participantes en la concentración ultra han lanzado algún tipo de gas que ha obligado a atender a varios periodistas.

La contramanifestación se ha concentrado sin permiso en el lugar de salida de la manifestación de la izquierda y los nacionalistas valencianos lo que llevó a la Policía a realizar una barrera con algunas de las cerca de cuarenta furgonetas. Hubo brazos en alto, cara al sol, cruces gamadas y no faltó el ‘cara al sol’ ni el ‘a por ellos’. En un edificio cercano se desplegó una bandera de España gigante.

Las violentas agresiones de hace un año por parte de grupos ultras han multiplicado la asistencia a la marcha vespertina a la que han acudido diversos colectivos antifascistas de la Comunitat Valenciana.

Precedente hace un año

Las graves agresiones por parte de ultraderechistas a asistentes a la manifestación vespertina de la izquierda y los nacionalistas valencianos hace un año, han puesto en el punto de mira la celebración en València este martes del 9 d’Octubre, una Diada de la Comunitat Valenciana a la que ha asistido el presidente Pedro Sánchez, una presencia inédita para un jefe del Ejecutivo español, y que ha arrancado con el centro de la ciudad tomando por la Policía. 

De hecho, una protesta de los bomberos forestales, que llevan semanas en huelga ha estado cerca de provocar, a primera hora de la mañana, la primera carga.

La procesión cívica que traslada la Real Senyera desde el ayuntamiento a los pies de la estatua de Jaume I en un jardín cercano se ha desarrollado envuelta en una gran tensión y un enorme dispositivo policial, a la espera de las manifestaciones vespertinas, en las que en año pasado se produjeron graves disturbios.

Lemas contra Catalunya

Un numeroso grupo de colectivos de ultraderecha se ha concentrado desde primera hora en la plaza del Ayuntamiento coreando lemas contra Catalunya y con presencia de numerosas banderas españolas y alguna de la Falange. También había muñecos con banderas independentistas catalanas simbolizando la muerte y una pancarta que rezaba ‘Yo también llevo un lazo amarillo’ junto a una soga de ahorcado de ese color.

Aunque en un ambiente menos crispado que hace un año, cuando el referéndum del 1-O en Catalunya acababa de producirse, los insultos contra los concejales y miembros de partidos de izquierda que gobiernan el consistorio que encabeza Joan Ribó y las autoridades de la Generalitat, del mismo signo, han sido una constante en el traslado de la Senyera.

Como es habitual desde el cambio de gobierno tanto en el ayuntamiento como el Gobierno autonómico, la Policía ha tenido que hacer un poblado pasillo de seguridad para sacar a las autoridades, entre gritos de “catalanistas” y “traidores” de algunos de los presentes.

Manifestación descontrolada

El año pasado, la situación en Catalunya tensó al máximo la jornada y los miembros del Consell y algunos concejales del ayuntamiento tuvieron que recibir protección policial. La situación se descontroló por completo en la manifestación vespertina de la ‘Comissió 9 d’Octubre’, de la que forman parte partidos progresistas, sindicatos y asociaciones como Acció Cultural del País Valencià o Escola Valenciana y a la que se habían unido por su cuenta y riesgo las secciones valencianas de la CUP Arran.

La tardanza en montar el dispositivo policial, dependiente de la Delegación que ostentaba entonces el popular Juan Carlos Moragues, dejó vía libre a las agresiones previa a manifestantes y periodistas. Además, se retrasó la salida de la marcha y durante todo su recorrido contramanifestantes asediaron la columna con insultos y amenazas.

Hay abierta una investigación judicial por delitos de odio en la que hasta el momento hay más de veinte personas investigadas y faltan varias por identificar.

Colectivos antifascistas

Este año se han desmarcado de la Comissió 9 d’Octubre tanto UGT-PV como el PSPV con la excusa de que durante los años de gobiernos del PP las organizaciones de izquierda quedaron excluidas de la procesión civica matinal pero ya no es así. La Comissió ha advertido al socialista Juan Carlos Fulgencio, actual delegado del Gobierno, que si se producen agresiones será su responsabilidad por permitir que algunas manifestaciones salgan del mismo punto y tengan incluso el mismo recorrido con apenas una hora y media de separación.

Varios colectivos agrupados como Antifeixistes País Valencià han anunciado que marcharán a la cola de la manifestación de la Comissió con el lema ‘No passaran’ y se han organizado para acudir en tren desde varios puntos de la Comunitat.