Los accionistas del Popular pierden todo su dinero con la venta al Santander

La compra del Banco Popular por parte del Santander por un euro implicará la salida del mercado de las acciones de la entidad presidida por Emilio Saracho y su pérdida total de valor. En los últimos años la entidad había perdido paulatinamente su valor en los parqués, algo que se ha acelerado en la última semana ante las noticias de una posible intervención desde Bruselas.

En el esquema de resolución propuesto por la Junta Única de Supervisión, las pérdidas han sido “totalmente absorbidas” por los accionistas y los titulares de deuda subordinada y no ha sido necesaria la inyección de fondos públicos ni la participación del Fondo Único de Resolución.

La resolución final, con la compra del Santander, se une a una seguidilla de decisiones que han golpeado al accionista. La última, el año pasado, cuando se amplió capital en 2.500 millones, una cifra que resultó insuficiente y que depreció el valor de los títulos en un 66% a lo largo de 2016.

El año se cerró con unas pérdidas de 3.600 millones de euros, a los que se añadieron otros 500 millones en dotaciones al arranque de 2017, ya bajo la batuta de Saracho, tras descubrirse nuevos agujeros en las cuentas.

Loading...