Los grandes desafíos que esperan a Macron

El nuevo presidente de Francia, el centrista proeuropeo Emmanuel Macron, hereda un país fracturado. El 50% de los votantes se decantó por partidos situados en los extremos del arco político contrarios a Europa, la globalización y las ‘élites’ durante la primera vuelta de las elecciones del pasado 23 de abril.

“Su primer asunto será obtener una mayoría en las elecciones legislativas del 11 y el 18 de junio que le den un apoyo suficiente para llevar a cabo las reformas”, destaca Stephane Rozès, presidente de la consultora CAP (Consejos, Análisis y Perspectivas).

El análisis de los votos muestra también una Francia divida en dos, entre zonas urbanas, muy favorecidas y reformadas, y zonas más desfavorecidas -periféricas, las llaman los sociólogos- que son masivamente favorables a la extrema derecha.

Macron deberá obtener una mayoría en las legislativas de junio para llevar a cabo sus reformas

Elegido con más del 65% de los votos, Emmanuel Macron sabe que muchos lo han apoyado para bloquear el camino a la extrema derecha. Estos votos llamados de “eliminación” y no de “convicción” no aseguran la elección para las elecciones legislativas de junio.

Según Stephane Rozès, la división Macron/Le Pen -“una división identitaria, nacional, existencial y no la habitual entre izquierda y derecha”- podría prolongarse en las elecciones legislativas.

Macron promete superar los partidos tradicionales, tanto de derecha como de izquierda, para crear una nueva mayoría en el centro político en las legislativas de junio. El que dice querer llevar a cabo una renovación política deberá traducir su resultado presidencial en escaños en la Asamblea Nacional con su joven movimiento ¡En Marcha!, creado en 2016.

Macron está convencido de que los franceses sabrán darle de nuevo su confianza en las urnas gracias a la dinámica de la presidencia. Pero la derecha conservadora da por hecho que se levantará tras el hiriente fracaso de su candidato François Fillon en la primera vuelta de las presidenciales -20,01% en el contexto del caso de los empleos ficticios de su mujer- y le impondrá la cohabitación.

Un triunfo de la derecha conservadora en las legislativas podría obligar a Macron a la cohabitación

A la izquierda del arco político, el Partido Socialista está hecho migajas mientras que el candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Melenchon, permanece agazapado, fortalecido por su resultado en la primera vuelta de las presidenciales (19,6%).

Como sus antecesores, el nuevo presidente será juzgado bajo la perspectiva del empleo, en un país lastrado por un paro endémico: un 10% frente al 3,9% de Alemania y al 8% de media de los 28 países de la Unión Europea.

“Somos el último gran país de la Unión Europea que no ha conseguido resolver el paro masivo”, ha martilleado durante la campaña el que fuera ministro de Economía en los primeros años de la presidencia de François Hollande.

Macron quiere reformar a marchas forzadas el mercado laboral, a partir del verano, con mandatos, un procedimiento expeditivo que permite aprobar un texto legislativo sin que medien debates parlamentarios, lo que podría suscitar protestas sociales.

El nuevo presidente quiere reformar el mercado laboral aplicando medidas de carácter liberal

Cuenta el nuevo inquilino del Eliseo con una vuelta al pleno empleo, con un 7% de paro al final de su mandato de cinco años. Para ello tiene previsto aplicar medidas liberales como la reducción de las cargas a las empresas y la flexibilización de las normas que regulan el tiempo de trabajo.

El 20 de abril en París, el plena campaña electoral, el atentado de los Campos Elíseos que costó la vida a un policía recordó que Francia vivía bajo la amenaza yihadista. Los atentados perpetrados en nombre del Estado Islámico (EI) han provocado 239 muertos desde enero de 2015 en suelo francés.

“EI no esconde su voluntad de hacer explotar en pedazos la cohesión nacional exacerbando las tensiones entre los musulmanes y el resto de la población”, revela Marc Hecker, experto del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI).

A pesar de que EI parece cada vez más arrinconado, “la amenaza terrorista va a seguir siendo elevada a lo largo de los próximos años”, anticipa Hecker destacando el desafío lanzado por los franceses que han partido por centenares a hacer la yihad en Siria e Irak y su posible retorno a Francia.

Macron deberá hacer frente a la amenaza yihadista como Jefe del Ejército

Sin experiencia en temas de soberanía, Emmanuel Macron deberá también asumir plenamente su papel de Jefe del Ejército. Del Sahel a Oriente Medio, el compromiso militar francés continuará bajo su actual forma, según el general Jean Paul Palomeros, uno de los consejeros del nuevo presidente.

Emmanuel Macron quiere también reforzar las fronteras exteriores de la Unión Europea y aboga por un aumento masivo de los efectivos de la agencia europea Frontex, entre 1.000 y 5.000 efectivos. Quiere además “desarrollar la Europa de la defensa”.

El presidente electo promete recuperar el motor franco-alemán, condición previa según Macron a cualquier reactivación de una Unión Europea sacudida por el impacto provocado por el Brexit y la crisis de los refugiados.

Tiene previsto Macron realizar un tour por las capitales europeas con el objetivo de proponer una “hoja de ruta a cinco años para dotar a la Eurozona de un verdadero presupuesto y promover una verdadera Europa de los 27 en medio ambiente, industria y gestión de las migraciones”.

Volver al eje franco-alemán será una condición sine qua non para Macron si se quiere revitalizar la Unión Europea

Loading...